Arroz alto en carbohidratos para Pilates

Ingredientes

  • 5 alitas de pollo
  • 100 gr. chorizo o chistorra
  • 130 gr. arroz
  • 350 ml. caldo de pollo casero
  • 1 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 cucharada pimentón dulce de La Vera
  • 1 cucharadita cúrcuma
  • 50 ml. vino blanco
  • sal 
  • pimienta 
  • aceite de oliva virgen extra

Elaboración
Ponemos a calentar aceite de oliva virgen extra en la cazuela en la que vayamos a cocinar el arroz a fuego alto (de 10 a 12 minutos). Necesitaremos echar la cantidad suficiente como para tener un fondo de al menos 5 mm de aceite.

Salpimentamos las alitas de pollo y las ponemos a dorar con la piel hacia abajo en la misma cazuela en la que vayamos a preparar el arroz. Cuando la piel esté dorada y crujiente, les damos la vuelta y bajamos un poco el fuego para que terminen de hacerse. Deben quedar completamente cocinadas.

Mientras se hacen las alitas, aprovechamos para ir pelando y troceando la cebolla, la zanahoria y el pimiento. Cuando estén listas las alitas, las reservamos en un plato y, con cuidado de no quemarnos, retiramos casi todo el aceite de la cacerola y dejamos sólo un par de cucharadas o tres, puesto que los grumitos que hayan quedado en el fondo contienen mucho sabor.

En este momento ya debemos tener las verduras listas. Ponemos de nuevo la cazuela al fuego con ese aceite que hemos dejado y sofreímos las verduras a fuego medio-alto (de 7 a 12 minutos) hasta que empiece a transparentar la cebolla.

En ese momento añadimos la chistorra y seguimos pochando a fuego medio (de 5 a 12 minutos) hasta que las verduras estén muy tiernas. Como el chorizo o la chistorra suelen soltar bastante grasa podemos retirar una parte con ayuda de una cuchara.

Apartamos del fuego, abrimos un hueco en el centro y añadimos el pimentón dulce de La Vera y la cúrcuma. Mezclamos bien, ponemos de nuevo al fuego, añadimos el vino blanco y subimos el fuego (de 9 a 12 minutos) para que se evapore el alcohol. Lo sabremos porque deja de oler a alcohol, pero es mejor estar pendientes porque como está a fuego alto y el alcohol se evapora rápido no debemos arriesgarnos a que se quede sin líquido.

Cuando se haya evaporado el alcohol añadimos nuestro caldo casero y, cuando éste rompa a hervir, añadimos el arroz en forma de lluvia para que quede bien repartido, pues una vez se echa el arroz no hay que meter más la cuchara. En cuanto veamos que vuelve a hervir, bajamos el fuego (de 3 a 12 minutos) y ahora toca poner en marcha el reloj.

Pasados 10 minutos, colocamos las alitas de pollo con la piel hacia arriba para que cojan temperatura, y 10 minutos más tarde apartamos del fuego, tapamos la cazuela con un paño limpio (no con la tapa de la cazuela, que entonces se condensaría el vapor y nos estropearía el resultado final), dejamos reposar 5 minutos y listo para comer.