Albóndigas caseras con tomate frito (con truco para que queden jugosas)

Receta de albóndigas caseras con tomate frito, como las hacía mi abuela Nieves. Con un truco para que salgan ¡super jugosas!
Ingredientes
  • 600 gr. secreto cerdo 
  • 600 gr. aguja de ternera 
  • 3 rebanadas de pan de molde 
  • 50 ml. leche 
  • 150 ml. vino rancio 
  • 1 huevo 
  • 1 diente de ajo 
  • 1 bote de tomate frito casero 
  • sal 
  • pimienta
Elaboración
Lo primero de todo hay que ir a nuestra carnicería de confianza (apoyo al pequeño comercio) y pedirles esas piezas de carne y que nos las piquen.

Prepararemos el adobo para la carne, batimos el huevo, echamos el ajo prensado y removemos, agregamos el vino rancio y batimos de nuevo, ahora metemos la mitad de la carne y la sal pimentamos, removemos un poco, ponemos la otra mitad y la salpimentamos, ahora ponemos las miga de pan de molde humedecida con la leche, la desmenuzamos y tendremos que ayudarnos de un tenedor para que se incorporen todos los ingredientes. Esto nos costará unos 5 minutos.

Ahora un paso importante es tapar con film nuestra carne adobada, y dejarla reposar al menos 4 horas en la nevera, lo óptimo es prepararla la noche anterior. Una vez reposada la carne, tendremos que disponer en una bandeja grande y un poco profunda (para trabajar mejor) harina, nos pondremos aceite en las manos y haremos las bolas de carne y las echaremos a la bandeja de harina, cuando ya tengamos unas cuantas, las movemos en la bandeja, las sacudimos de harina sobrante y reservamos. Así acabamos de hacer todas las albóndigas.

En una sartén profunda con abundante aceite de oliva suave, freiremos en aceite caliente las albóndigas, sólo queremos que se doren, no que se cocinen, cuanto tengan color las reservaremos. Una vez tengamos todas las albóndigas doradas pero no cocinadas, tendremos que poner a calentar nuestro super tomate frito casero, cuando empiece a hervir meteremos las albóndigas, bajaremos el fuego a bajo y las tendremos tapadas 10 minutos para que se terminen de cocinar.

Pasado este tiempo apagar el fuego y dejarlas reposar 15 minutos más. Preparar buena barra de pan, ¡que os va a hacer falta!