Aros de pollo y patata (papa)

Esta receta sorprenderá a toda la familia, quedan unos aros o rosquillas deliciosas con el interior tierno y jugoso y por fuera crujientes, además las podemos tener en el congelador mucho tiempo y listas para disfrutar con la familia o amigos en una cena o comida informal.
Ingredientes
  • 1 pechuga de pollo (La que tengo pesa 450 gr Aprox.) 
  • 100 gr (7 cucharadas) pan rallado 
  • unas hojas de perejil 
  • 1/2 cebolla de tamaño medio 
  • 2 ajos 
  • 1 cucharadita de sal 
  • 1 cucharadita de pimentón dulce, a poder ser ahumado (Paprika) 
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada o en polvo 
  • 1/2 cucharadita de pimienta molida (la que he usado es blanca) 
  • 1 patata (papa) de tamaño medio (la que he usado pesa 300 gr aprox.) 
  • panko o pan rallado para rebozar los aros de pollo (cantidad la que necesitemos) 
  • maicena o almidón de maíz (puede ser harina común y cantidad la que necesitemos) 
  • 1-2 huevos 
  • 3-4 cucharadas de leche 
  • abundante aceite de girasol para freír (puede ser otro tipo de aceite) 
  • 1 manga pastelera
Elaboración
1 Pelamos, lavamos y cortamos en trozos la patata, la ponemos en una olla con abundante agua a cocer y la coceremos a temperatura media alta hasta que este tierna en mi caso unos 15 minutos, una vez cocida la retiramos del agua y la dejamos que enfrié en un plato.

2 Picamos menudo la cebolla, los ajos y el perejil, seguido los ponemos en el recipiente de la picadora, túrmix o robot de cocina, cortamos en trocitos la pechuga y la incorporamos junto al resto de ingredientes, añadimos las patatas ya frías o templadas, la sal, el pimentón, la pimienta molida y la nuez moscada, añadimos en principio 3 cucharadas de pan rallado.

3 Trituramos hasta obtener una pasta fina y espesa, si es necesario para que se triture mejor se puede añadir 3 a 4 cucharadas de leche o si es necesario añadir más pan rallado eso se irá viendo mientras se tritura pero nunca debe de quedar liquida.

4 Ponemos la masa dentro de una manga pastelera, cortamos la punta de la manga de un centímetro y medio de diámetro aproximadamente y formamos los aros o rosquillas sobre papel de horno colocado encima de una bandeja plana, una vez que tenemos todos los aros formados llevamos la bandejas al congelador y las congelamos un mínimo de una hora pero mejor varias horas.

5 Cuando los aros están congelados los despegamos del papel y los pasamos por la maicena sacudiendo bien para que suelten el exceso, seguido los pasamos por el huevo batido y después por el pan rallado, las dejamos sobre la misma bandeja, una vez todos los aros rebozados los dejamos de nuevo en el congelador hasta que los vayamos a freír.

6 Para freír los aros ponemos abundante aceite a calentar a temperatura media alta y freímos por tandas de pocas unidades a cada vez, doramos bien por todas partes, tardaran unos 4 a 5 minutos para que se cocinen por dentro bien, seguidamente los retiramos de la sartén y los dejamos en un plato con papel de cocina.

7 Una vez fritas las servimos acompañadas de alguna salsa de nuestro gusto y listos para disfrutar.

¡Probadlo, os va a encantar!

Ir a la receta original: