Brochetas de pollo al horno

Con esta receta no tendremos humos ni olores en la cocina, las podemos tener preparadas con horas de antelación y a la hora de la comida o la cena sólo hornear y a disfrutar. La carne queda muy tierna, jugosa y con un sabor delicioso. Se pueden hacer con cualquier tipo de carne pero con el pollo, además de estar muy sabrosas, resultan a muy buen precio.
Ingredientes
  • 750 gr. carne de pollo 
  • 125 gr. yogur natural (yo he utilizado un yogur natural griego) 
  • 1 cucharadita pimentón dulce o picante (Paprika) 
  • 1/2 cucharadita cúrcuma 
  • 1/2 cucharadita perejil seco 
  • 1/2 cucharadita comino molido (opcional) 
  • 1 diente de ajo 
  • sal 
  • pimienta negra recién molida 
  • aceite de oliva virgen extra (puede ser otro) 
  • 2 pimientos verdes 
  • 2 tomates 
  • 12 champiñones que no sean muy grandes (hongos)
Elaboración
Cortamos la carne en trozos no muy pequeños y todos más o menos del mismo tamaño. En un recipiente amplio ponemos el yogur, el pimentón, el comino molido, la cúrcuma, el ajo machacado o prensado, el perejil, media cucharadita de sal, pimienta molida al gusto y 3 cucharadas de aceite.

Mezclamos bien y ponemos la carne dentro del marinado hasta que quede bien impregnada. Dejamos marinar en le nevera mínimo 2 horas y lavamos y troceamos los tomates y los pimientos (les retiramos las semillas y los cortamos en trozos del mismo tamaño). Debemos tener en cuenta los pedazos de tomate que vayamos a utilizar.

A los champiñones sólo se les corta al ras el tallo y se limpian con servilleta de cocina. Preparamos una bandeja de horno con papel de hornear colocado en la base y montamos las brochetas en palillos de madera para brochetas.

Primero ponemos un champiñón y lo arrastramos hasta casi el final del palillo dejando solo 2-3 centímetros del mismo. Después pinchamos un trozo de carne y lo arrastramos hasta el champiñón. Después ponemos un trozo de pimiento, seguidamente otro trozo de carne y después un trozo de tomate. Así vamos alternando carne y verdura hasta terminar con un champiñón.

Una vez montadas las brochetas, las vamos dejando sobre la bandeja. Cuando estén todas montadas, se rocían por encima con un hilo de aceite y una pizca de sal sobre las verduras y las llevamos al horno precalentado a 190ºC con calor arriba y abajo. Horneamos durante unos 30 a 35 minutos y a mitad de horneado, dar la vuelta a las brochetas para que se doren por todas partes.

Una vez listas, sólo nos queda servir. Se riegan con el jugo que han soltado y a disfrutar. Las podemos acompañar de una ensalada o unas patatas asadas. ¡Probarlas, os van a encantar!