Manteca Colorá

Manteca Colorá
Hoy he visto hacer a Carlos Arguiñano una receta de lomo en manteca, que bueno...., y acompañarlo con lo que él ha llamado "Manteca Colorá",
Ingredientes

y me han saltado todas las alarmas. Dios mío Carlos, con lo que te quiero y te admiro, lo de hoy....,  mejor no hablar de ello. Te dejo la receta tradicional de la manteca colorá, con su foto, a ver si se parece en algo a lo que has preparado. Ayyyyy, Carlos, todo no vale.

Necesitamos:

500 gr de panceta fresca, 500 gr de manteca de cerdo ibérico, 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, para que no se queme la
manteca, 
300 ml de agua, 2 cucharadas de sal, 3 cucharaditas de comino molido, 4 cucharadas de pimentón de la Vera, 1 cucharada de orégano, 2 hojas de laurel, 1 cabeza de ajos pequeña.

La proporción es aproximadamente
la misma cantidad de manteca que de carne, para que se fría y no se cueza, y
podamos aprovechar el chicharrón. 

Ponemos en un perol amplio el
aceite con la manteca a fuego lento, durante toda la receta, a fuego lento, y
añadimos  los trozos de carne y los
dientes de ajo enteros. El tamaño de la carne es de unos 2 ó 3 cm por 2 ó 3 cm. 

Iremos removiendo de vez en
cuando y dejaremos en este proceso dure, como unos 20 minutos, más o menos,
hasta que empiecen a dorar un poquito los trozos de carne. 

Ahora añadimos el agua y dejamos
reducir, poniendo las especias junto con la sal, menos el pimentón. Seguiremos
removiendo 

De repente, unos 30 minutos más
tarde, como por arte de magia, veremos que el chicharrón empieza a ponerse
crujiente por fuera y a tomar un color dorado precioso. Este momento es en el
que e habrá consumido todo el agua y la cerne estará tierna y crujiente a la
vez. 

Apartamos y dejamos que deje de
hervir la grasa.
Entonces, cuando queden algunas burbujitas de hervor, es
cuando añadimos el pimentón. Removeremos y dejaremos reposar todo unos 15
minutos, tal y como estaba, apartado del fuego. 

Pasado este tiempo, sacaremos los
chicharrones con una espumadera y los colocaremos en un papel de estraza que
cubrirá un colador. 

Dejaremos que escurran la grasa y
cuando haya terminado, nos los comeermos con una copa de manzanilla de Sanlúcar
bien fresquita. 

Por otra parte, la manteca la
pasaremos por un colador fino, para que queden ahí, los restos quemadillos y
los excesos de las especies que solo 
engordan a estas alturas la manteca. Dejamos reposar unas horas. Tomará
textura dura, pero si hace calor habrá que meterla tapada en el frigorífico.

Al principio tendrá un color
mate, pero con la ayuda de unas varillas, la batiremos en superficie, porque
por dentro estará brillante y tendremos esta preciosidad. No se os ocurra
hacerlo todas las semanas, por vuestra salud. Pero de vez en cuando uno se
merece un homenaje.