Pastel de verduras y pollo

Pastel de verduras y pollo, riquísimo y nutritivo. Muy fácil de preparar, ideal para la cena, como entrante, almuerzo, brunch, llevar frío a un picnic o al trabajo. Una de las leyendas urbanas más extendidas en el mundo de la cocina es que las verduras son aburridas con este pastel también puedes cambiar las verduras según tu gusto o estación del año y tienes así una infinidad de versiones diferentes.
Ingredientes
  • 2 planchas de masa brisa o masa quebrada (puede ser de hojaldre o empanada) 
  • 300 gr. pechuga de pollo (peso aproximado) 
  • 150 gr. queso mozzarella rallado 
  • 3 huevos de tamaño mediano 
  • queso parmesano (cantidad al gusto) 
  • 100 gr. queso crema tipo Philadelphia 
  • 1 cebolla 
  • 2 dientes de ajo 
  • 1 zanahoria 
  • 1 calabacín (calabacita, zapallo italiano, zapallito, zuchini, zuquini) 
  • 6 champiñones u hongos 
  • 1 pimiento morrón pequeño 
  • 1/2 cucharadita de hiervas secas provenzales (orégano, tomillo, romero, albahaca, etc.) 
  • pimienta negra recién molida 
  • sal 
  • aceite de oliva virgen extra

Bandeja de horno redonda de 27 cm x 4 cm de alto

Elaboración
Lavamos y despuntamos el calabacín, lo rallamos por la parte de agujeros más grandes del rallador y lo reservamos en un recipiente amplio, pelamos y rallamos la zanahoria por la parte de agujeros grandes del rallador y la reservamos junto al calabacín.

Lavamos el pimiento y le retiramos las semillas, lo cortamos en tiras finas y a su vez en trocitos pequeños (opcionalmente se puede pelar el pimiento con un pelador de patatas para que no suelte la piel durante la cocción) una vez troceado el pimiento lo reservamos junto al calabacín y la zanahoria.

Cortamos los champiñones en láminas y después en trocitos pequeños los reservamos junto al resto de ingredientes que tenemos reservados, seguidamente picamos muy menudos la cebolla y los ajos que también reservaremos para más adelante.

Limpiamos de grasa la pechuga de pollo y después la cortamos en tiras que a su vez las cortamos en trozos pequeños, una vez toda la carne cortada la freiremos en una sartén amplia con unas 2 cucharadas de aceite a fuego fuerte hasta que cambie de color y este sellada, cuando esté lista la restiramos a un plato aparte y la reservamos.

En la misma sartén con un poco más de aceite salteamos la cebolla y los ajos picados durante un par de minutos removiendo a menudo, seguido añadimos todas las verduras y las cocinamos a fuego fuerte sin ponerle ningún condimento durante unos 7 minutos a fuego fuerte removiendo a menudo.

Cuando la verdura esta cocinada añadimos la carne y cocinamos todo junto durante unos 3 minutos más removiendo a menudo y a temperatura alta, seguido condimentamos al gusto con sal, pimienta molida y las hierbas provenzales, cocinamos un minuto más y retiramos del fuego.

En un recipiente amplio ponemos los huevos y los batimos sin formar espuma, retiramos unas 3 cucharadas de huevo batido en un recipiente aparte y lo reservamos para pincelar la masa por encima, añadimos a los huevos batidos el queso rallado, el queso crema y unas 2 a 3 cucharadas de queso parmesano rallado y condimentamos al gusto con sal y pimienta molida, mezclamos muy bien hasta que esté todo integrado y después añadimos el sofrito, mezclamos bien y reservamos.

Estiramos la masa brisa un poco con el rodillo y aprovechamos el mismo papel que trae para hornear, colocamos la masa dentro de un molde dejando los laterales elevados, pinchamos el fondo con un tenedor y seguido vertemos el relleno.

Estiramos de la misma manera la otra masa brisa y la colocamos sobre el molde acoplándola bien sobre la parte de abajo, formamos un cordón por toda la orilla para evitar que se salga el relleno y seguidamente pinchamos la superficie con un tenedor.

Pincelamos por encima el pastel con el huevo batido que habíamos reservado y lo llevamos a hornear con el horno precalentado a 190ºC (375ºF) con calor arriba y abajo. Horneamos de 35 a 45 minutos a la misma temperatura y con la parrilla colocada en el primer estante de la parte baja del horno.

Una vez horneado el pastel lo retiramos del horno y lo dejamos sobre una rejilla hasta que este frio o templado, lo podemos servir en el molde donde lo hemos horneado o desmoldarlo y colocarlo sobre una bandeja, para desmoldarlo le ponemos una bandeja encima y lo volteamos rápidamente, seguido le ponemos la bandeja de servir encima y lo volvemos a voltear y listo para disfrutar.

¡Probarlo, os va a encantar!