Pollo al ajillo con pisto (fácil)

El sabor del pollo al ajillo inconfundible mezclado con pisto hace que quede realmente delicioso. Queda una carne tierna y jugosa y con un sabor irresistible. Ideal para tenerlo preparado con antelación, para llevar a la playa o la piscina, genial si desmigas la carne y la mezclas con la salsa para hacer unos bocadillo, para rellenar unas fajitas frías o calientes... Quedan de lujo también para relleno de empanadas o empanadillas. En fin, una receta muy versátil con la que disfrutar en cualquier momento.

Ingredientes

  • 5 muslos de pollo (podéis emplear otra parte del pollo) 
  • 6 dientes de ajos 
  • 3 hojas de laurel 
  • 15-20 granos de pimienta negra 
  • 150 ml. de vino blanco (aprox.) 
  • 1 taza de agua (aprox.) 
  • pimienta negra recién molida (cantidad al gusto) 
  • aceite de oliva virgen extra 
  • sal (cantidad al gusto)

Ingredientes del pisto:

  • 1/2 calabacín (calabacita, zapallo italiano, zapallito, zuchini, zuquini) 
  • cebolla 
  • berenjena pequeña 
  • pimiento rojo (pimiento morrón) 
  • 2 pimientos verdes (pimientos italianos) 
  • 1/2 cucharadita de hiervas provenzales (orégano, tomillo, romero, etc.) 
  • 400 gr. de tomate frito casero (hecho en casa o comprado de buena calidad)
  • aceite de oliva virgen extra 
  • sal (cantidad al gusto)

Elaboración

1 Preparamos las verduras para el pisto, lavándolas, pelándolas y cortándolas a trozos ni muy grandes ni muy pequeños, ponemos una sartén grande al fuego con 3 cucharadas de aceite, cuando este caliente añadimos todas las verduras a la vez y sal al gusto, cocinamos a fuego fuerte removiendo de cuando en cuando durante unos 12 minutos o hasta que estén tiernas.

2 Mientras se cocinan las verduras ponemos una olla o cazuela al fuego con 2-3 cucharadas de aceite, cuando este caliente añadimos los ajos pelados y el pollo previamente sazonado con sal y pimienta al gusto, cocinamos a fuego medio alto hasta que este dorado por todas partes, si es necesario retiramos los ajos para que no se quemen y los incorporamos más tarde.

3 Como estamos cocinando el pollo y el pisto a la vez estaremos pendientes y cuando las verduras están tiernas añadimos el tomate frito y las hiervas provenzales, mezclamos bien y cocinamos a fuego medio bajo durante unos 10 minutos removiendo a menudo, probamos de sabor y rectificamos de sal si es necesario y cuando el pisto esté listo lo retiramos del fuego y lo reservamos para más adelante.

4 Seguimos cocinando el pollo, cuando este bien dorado por todas partes agregamos las hojas de laurel, los granos de pimienta y el vino, cocinamos a fuego medio alto unos minutos hasta que se evapore el vino y ya no huela a alcohol, después añadimos agua hasta que el pollo quede prácticamente cubierto, cocinamos tapado a fuego medio alto durante unos 20-25 minutos (si es necesario le añadimos más agua durante la cocción para que no quede seco).

5 Cuando el pollo este tierno lo retiramos de la olla a un plato y con una espumadera quitamos de la salsa las hojas de laurel y los granos de pimienta, añadimos el pisto a la salsa del pollo al ajillo, mezclamos bien y seguidamente incorporamos el pollo a la cazuela.

6 Colocamos la carne en la cazuela procurando que quede bien mezclada con la salsa, probamos de sabor la salsa y rectificamos de sal si es necesario y si esta acida podemos añadir una cucharadita de azúcar, cocinamos tapado durante unos 10-15 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando. Pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego y listo para disfrutar.

¡Probadlo os va a encantar!

Ir a la receta original: