Libritos de pollo

Libritos de pollo
¿Tienes pequeños en casa? Pues sorprenderlos con estos crujientes libritos de pollo que los cocinarás en un santiamén. Si nunca lo has preparado, sigue los pasos de Unareceta.com para que pruebes lo ricos que te van a quedar. Es uno de esos platos que combina con muchísimas guarniciones, pero las patatas fritas al horno, si no quieres seguir abusando del aceite, son más que perfectas. Si encima las acompañas con un poco de salsa de queso para patatas y un poco de tomate, ¡tocarás el cielo! Dicho esto, ¿ya tienes todo listo para comenzar a cocinar estos libritos de pollo? ¡Vamos al lío!
Ingredientes
  • 8 filetes de pollo 
  • 4 lonchas de queso 
  • 12 lonchas de bacon 
  • 2 huevos 
  • 1 manojo de perejil 
  • 1/2 taza de pan rallado 
  • pimienta negra recién molida 
  • sal al gusto 
  • aceite vegetal para freír 
  • palillos de madera
Elaboración
Para sacar 8 filetes de pollo vas a necesitar 4 pechugas, la idea es que los cortes bien delgados. Si no sabes cómo hacerlo o no te gusta pide en la carnicería que te los preparen. Una vez listos, salpiméntalos por ambos lados y resérvalos durante unos minutos.

Luego lava el perejil, retira los tallos, pícalos lo más pequeños que puedas y mézclalo con el pan rallado. Reserva. Después bate los huevos en un plato hondo, añade una pizca de sal y reserva también. Coloca una loncha de queso sobre un filete de pollo, cúbrelo con varias lonchas de bacon y tapa con otro filete como si fuera un libro.

Ni el queso ni el bacon deben sobresalir, así que córtalos de ser necesario. Asegúralo luego con unos palillos, cúbrelo con el huevo batido y después pásalo por el pan rallado que preparaste previamente. Repite el procedimiento hasta que tengas todos los libritos armados.

A continuación, agrega abundante aceite vegetal a una sartén y cuando se caliente pon los libritos a freír a fuego medio para que se hagan bien por dentro. No los frías todos juntos. Cuando estén dorados por ambos lados, sácalos y escurre el exceso de aceite sobre papel absorbente.

Sirve tus libritos de pollo inmediatamente para que los coman bien calientes. ¡Buen provecho!