Granizado de sandía

Combate el calor del verano con este súper refrescante granizado. Es muy fácil de preparar y puedes tomarlo a todas horas. Es natural 100% y no lleva aditivos ni colorantes. ¿Qué haces dieta? Sin problemas. La sandía es apta para dietas e incluso para personas diabéticas. Tiene un alto contenido en fibra y agua que resulta muy beneficiosa para la salud. No te cortes y refréscate con este delicioso granizado.
Ingredientes
  • 2 rodajas un poco gruesas de sandía 
  • 1/2 vaso de agua bien fría 
  • 1 cucharada de azúcar o edulcorante (opcional)
  • 1/2 chupito de ginebra o tequila (opcional)
Elaboración
Separamos la pulpa de la cascara y nos deshacemos de las posibles pepitas. Cortamos en cuadraditos no demasiado grandes y los depositamos en un tarro apto para el congelador. Tapamos con papel film o con su tapa si la tuviere y dejamos congelar.

Al momento de utilizarlo, retiramos del congelador y lo dejamos atemperar para poder desmoldarlo fácilmente. Si tienes prisa como yo o no quieres descongelar las porciones totalmente, báñalo con agua caliente y podrás despegar fácilmente las porciones. Las que no uses, llévalas de vuelta al congelador.

Pon las porciones separadas en el vaso de la batidora y pícalas como si de hacer hielo picado se tratara. Si ves que está muy espeso, agrégale agua muy fría y aligéralo así. Ya solo te queda servir y disfrutarlo. Puedes añadirle una cucharada de azúcar o un poco de tu edulcorante preferido al momento de picarlo, aunque yo aquí he preferido no hacerlo.

Y si quieres un cóctel, añádele un chorrito de tequila, ginebra o vino espumoso en vez del agua. Solo tendrás que recordar que este no es apto papa niños.