Alcachofas confitadas en aceite en olla lenta

Alcachofas confitadas en aceite, la mejor manera de cocinarlas en olla lenta. Te contamos como limpiarlas y que no se oxiden, sin limón ni perejil... Además te explicamos 5 formas diferentes de acabarlas, rebozadas, con jamón, con vinagreta, con foie y como más me gustan pimienta negra y sal de escamas.

Ingredientes

  • alcachofas 
  • aceite de oliva virgen 
  • ajo al gusto

Elaboración

Limpiar las alcachofas es muy sencillo, el tallo lo cortamos y le quitamos la corteza, el interior es comestible. La alcachofa la deshojamos (con unos guantes para no mancharnos) hasta conseguir un color amarillento en la hoja.

Cortamos la punta, y luego la alcachofa por la mitad, quitamos en el centro de ésta unos pelillos, que son los pistilos de la flor, porque pueden llegar a amargar. Un vez limpia la metemos en la olla lenta cubiertas de aceite, esto hará que no se oxiden y nos olivamos de meterlas en agua con limón o perejil...

Agregamos el ajo laminado al gusto, pero ser generosos que le da un buen gusto. Ponemos la olla en modo ALTA y las cocinamos hasta que estén tiernas, serán unas 2 horas, ya sabes que según la olla los tiempos cambian.

Las podemos guardar en recipientes herméticos de cristal cubiertas con el aceite, ese aceite lo podremos usar para confitar más alcachofas otro día o para aliñar lo que deseemos.

Una vez confitadas las podemos acabar rebozándolas y friendo, o las podemos presentar templadas con jamón ibérico. Se pueden servir también templadas con un poco de foie encima y sal de escamas. Frías o templadas en vinagreta, y como más me gustan templadas con pimienta negra recién molida y sal en escamas.

Espero que las disfrutéis.

¡Saludos!