Crema de espinacas con teja de queso

Crema de espinacas con teja de queso
Las espinacas son una de las verduras con mejores propiedades nutritivas. Están compuestas en su mayoría por agua, su contenido en hidratos de carbono y grasas es bastante bajo, y es uno de los vegetales con mayor cantidad de proteínas y fibra. Además es rica en multitud de vitaminas (vitamina C, E y provitamina A); todas ellas antioxidantes, y minerales (hierro, calcio, magnesio, potasio y sodio). Hoy os proponemos esta crema de espinacas que se prepara de una forma rápida y sencilla, además de salir bastante barata. En nuestro caso hemos empleado leche entera y quesitos para darle esa consistencia cremosa interesante a la crema de espinacas, pero bien podría usarse nata, una bechamel ligera, patata o maizena en lugar de la harina, para aquellas personas que padecen la enfermedad celiaca, o únicamente leche y harina para obtener una crema más ligera y sin tantas grasas.
Ingredientes
Espinacas frescas 300g
Leche entera 1 litro
Harina 2 cucharadas
Quesitos en porciones 5 unidades
Aceite de oliva 3 cucharadas
Cebolla 1 unidad
Sal, pimienta y nuez moscada

Elaboración
Pochar la cebolla en el aceite y añadir sal. Una vez pochada (que se mantengan de color blanco), agregar la harina y rehogar unos minutos.

Ir añadiendo poco a poco la leche sin parar de remover la mezcla. De esta manera se evitará la formación de grumos.
Agregar las espinacas y dejar cocer alrededor de 10 minutos.
Por último, agregar los quesitos en porciones, remover y triturar. Corregir el punto de sal y añadir la nuez moscada y la pimienta. Ya tenemos lista la crema de espinacas.