Judia verde con pollo y tomate

Es una receta fácil, económica y además saludable. Va a resultar un plato rico en vitaminas, minerales, proteínas de buena calidad y muy poca grasa. Así que os invito a ver los ingredientes y el modo de preparar.
Ingredientes

Ingredientes para 3 raciones: 

  • 700 gr. de judía verde 
  • 350 gr. de pechuga de pollo 
  • 3 dientes de ajo 
  • 40 ml. aceite de oliva o similar 
  • 50 gr. de tomate frito 
  • pimentón dulce 
  • pimienta negra molida 
  • sal a gusto 
  • agua para cocer la judía
Elaboración
Se limpia la pechuga de pollo de posibles restos de grasa y luego se trocea en dados medianos o como mejor os guste. Se pone una sartén al fuego y se le añade el aceite. Cuando ya está caliente se añade la pechuga. Se deja hacer a fuego moderado dándole vueltas para que se haga bien por todas las partes.

En los últimos 2 minutos se añade un diente de ajo troceado. También se le pone una pizca de sal y pimienta negra molida. Así le da un buen sabor a la pechuga que como bien sabemos es un poco insípida. Una vez echa se saca en un plato y se aparta.

A continuación se limpia la judía, se le corta las puntas y luego se trocea en el tamaño que os guste. Yo las he cortado en 3-4 trozos dependiendo del tamaño de cada unidad. Una vez cortadas se lavan bien. Se pone una cacerola con agua al fuego y se le añade una pizca de sal y luego se añade la judía.

Es importante que el agua cubra la judía, de este modo se va a cocer bien. Se deja a cocer unos 10 minutos desde el primer hervor. Mientras que se va cociendo la judía se pican los otros 2 dientes de ajo. Cuando ya está la judía cocida se va escurrir y se añade en el mismo aceite donde se ha hecho la carne.

Se le añade el ajo picado y el tomate frito y se saltea durante un par de minutos a fuego moderado, mezclando de vez en cuando. Luego se le echa la carne también y se va remover otro poco. Si quieren que le resulte con un poco más de salsa se añade medio vaso de agua, se rectifica de sal si es necesario y se deja a cocer 5 minutos a fuego moderado.

Luego se apaga el fuego y listo para servir. Es un plato que se puede servir tanto en el almuerzo como en la cena. Es muy indicado en dietas para perder peso y para una alimentación equilibrada. Espero que os guste y que preparéis vosotros también estas ricas judías.