Pastel de calabacín y queso gratinado

Pastel de calabacín y queso gratinado
Pastel de calabacín y patata gratinado, se parece mucho a la lasaña porque se prepara intercalando capas de distintos ingredientes, por la utilización de la bechamel, y por el queso rallado para gratinar.
Ingredientes
Ingredientes para 8 personas:

Para el relleno:

4 patatas grandes
1 calabacín grande
1 paquete de queso en lonchas (aprox 400 grs)
1 paquete de jamón serrano en lonchas (240 grs)
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Para la bechamel:

60 gr de mantequilla light
3 cucharadita de aceite de oliva
750 ml de leche semidesnatada o entera
60 gr de harina
Sal y nuez moscada al gusto

Elaboración
Pelamos las patatas y las cocemos poco tiempo. Se acabarán de cocinar en el horno.

Mientras, preparamos la bechamel. En el microondas, calentamos la leche y reservamos. En un cazo, echamos la mantequilla y el aceite y calentamos a fuego medio. Cuando veamos que está derretida la mantequilla, añadimos la harina y mezclamos con las varilla durante unos minutos para que se cocine la harina poco a poco. Añadimos 1/4 parte de la leche caliente y removemos bien con las varillas. Cuando veamos que está bien mezclado, añadimos otro 1/4 y así hasta que terminemos con la leche. Aderezamos con la nuez moscada y sal al gusto y seguimos removiendo con las varillas hasta conseguir el espesor deseado.

Una vez que estén las patatas, las cortamos en rodajas finitas para que el pastel no se haga pesado.

Cortamos el calabacín a lo largo en lonchas de grosor medio para que se note el sabor. Si queréis que sea más suave, hacedlas más finitas.

Pre-calentamos el horno por arriba y por abajo a 200 grados.

En una bandeja pincelamos con bechamel.

A continuación ponemos una capa de patatas y otra de calabacín.

Salpimentamos y echamos un chorrito de aceite de oliva.

Cubrimos con lonchas de jamón serrano, y encima, tapamos con lonchas de queso.

Cubrimos con bechamel y repetimos el proceso hasta tener las capas deseadas.

En la parte de arriba, por encima de la bechamel, echamos queso rallado para que quede doradito y no se seque tanto.

Horneamos durante 40 minutos y servimos.