Pencas de acelgas rebozadas con salsa Putanesca

Pencas de acelgas rebozadas con salsa Putanesca
Aunque tenga un nombre tan rimbombante, es sencilla y una receta de las de toda la vida, pero con alguna variante para hacerla más interesante.
Ingredientes

El rebozado va a ser una pasta Orly realizada con cerveza, que puede ser sin alcohol y sin huevo, lo que hace el rebozado más crujiente y que contraste con el tierno de las pencas. En resumen, buena, buena y sana, sana.

Para el rebozado o Pasta Orly, necesitamos:
  • 4 cucharadas de harina de trigo
  • 3 cucharadas de maicena
  • 1 cucharadita de levadura de mentira
  • 200 ml de cerveza
  • Sal y pimienta
  • Azafrán para darle un color bonito
Y para el resto:
  • Las pencas deshebradas de un manojo de acelgas cortadas en trozos de 3 ó 4 dedos
  • 4 tomates pelados y cortados a trozos
  • Un puñado de aceitunas negras picadas
  • 1 cucharada de alcaparras picadas
  • 3 ó 4 dientes de ajo muy picaditos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 guindillita
  • 6 filetes de anchoas picados
  • Zumo de limón
  • Sal y pimienta
Elaboración:

Cocemos las pencas de acelgas en agua con un poco de sal, durante unos 5 minutos. Las escurrimos y las metemos en agua fría con hielo, para cortar el hervor y que no nos queden demasiado blandas. Cuando recuperan la temperatura, escurrimos, las salpimentamos y le añadimos un chorrito de zumo de limón.

En una sartén, ponemos el aceite a fuego medio y añadimos los ajos, y la guindilla. Cuando empiezan a dar olor los ajos, añadimos las alcaparras y las anchoas picadas.

Salteamos un par de minutos y añadimos las aceitunas negra y el tomate. Salpimentamos y dejamos reducir a fuego lento. Salpimentamos o rectificamos y dejamos tapada para que no se nos enfríe.

Ahora el rebozado. Mezclamos los ingredientes y vamos añadiendo cerveza poco a poco y removiendo. Obtendremos una pasta ligera, como una bechamel suave y dejamos reposar unos 15 minutos.

Ponemos aceite abundante de oliva en un perol profundo a fuego medio. Cuando esté caliente, metemos las pencas en el rebozado, escurrimos el sobrante y metemos en el aceite. Rápidamente les damos la vuelta, para que no se nos rompa el rebozado de la parte que está fuera del aceite. Dejamos dorar.

Apartamos y escurrimos en papel absorbente. En el fondo del plato colocamos la salsa putanesca y encima, colocamos con cariño las pencas. Fantástico.