Verduras al horno increíblemente deliciosas

Una receta muy fácil y que nos acompaña cualquier carne o pescado. Estoy segura que por sí mismas os van a gustar tanto o más que con lo que las vayáis a servir. Os recomiendo que las hagáis porque serán un triunfo seguro en vuestras comidas o cenas.
Ingredientes

  • 1 calabacín 
  • 1 berenjena 
  • 2 patatas medianas 
  • 1 cebolla 
  • 1 pimiento rojo (pimiento morrón) 
  • 2 dientes de ajo 
  • unas ramitas de cebollino 
  • unas ramitas de perejil 
  • 130 gr. (aproximado) 
  • pan rallado 
  • 3 cucharadas 
  • queso rallado parmesano 
  • aceite de oliva virgen extra 
  • sal 
  • pimienta negra recién molida

Elaboración
Ponemos el pan rallado en un recipiente amplio, picamos menudos unas 10 ramas de cebollino, unas ramitas de perejil y rallamos o picamos muy menudo los ajos. Lo incorporamos todo al pan rallado, añadimos el queso parmesano rallado, pimienta molida y la sal al gusto.

Con las manos mezclamos bien para que todo el pan se impregne bien de todos los ingredientes y lo reservamos. Pelamos y lavamos las patatas, lavamos bien el calabacín, la berenjena y el pimiento. Cortamos a gajos las patatas y a tiras (ni muy grandes ni muy delgadas) la berenjena.

Cortamos también el calabacín y el pimiento después de retirarle las semillas. Limpiamos las primeras capas de la cebolla y la cortamos por la mitad. A su vez la partimos en medias lunas de un centímetro de grosor. En un par de bandejas planas para horno ponemos un papel de hornear en la base y rociamos con un poco de aceite de oliva.

En un recipiente amplio ponemos las tiras de pimiento y rociamos con un poco de aceite y sal al gusto. Mezclamos con las manos para que se impregnen bien, seguidamente las pasamos por la mezcla de pan rallado y las colocamos ordenadamente en la bandeja que ya tenemos preparada con el aceite.

Haremos lo mismo con toda la verdura hasta que las tengamos todas listas y en las bandejas. Seguidamente rociamos por encima todas las verduras con un poquito de aceite y ya las tenemos listas para llevarlas a hornear. Horneamos con el horno precalentado a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo y con ventilador (si no tenéis ventilador les tendréis que cambiar la bandeja de arriba abajo a mitad de cocción)

Horneamos de 30 a 35 minutos o hasta que pinchemos las patatas y notemos que ya están tiernas y doraditas. Una vez preparadas, las retiramos del horno y estarán listas para emplatar y disfrutar. ¡Probarlas, os van a encantar!