Guisantes secos con panceta y costilla

Cocinar unos guisantes, o arvejas, secos. Ni frescos ni congelados: secos. Si los consiguen pruébenlos: son realmente exquisitos
Ingredientes
400 gr. de arvejas secas (en remojo desde la noche anterior)
Dos lonchas de panceta
Una loncha gruesa de bacon
Dos costillas de cerdo
Cuatro huevos
Dos cebollas pequeñas
Un diente de ajo
Una hoja de laurel
Una ramita de tomillo
Una cucharada de salsa de tomate
Sal marina
Aceite de oliva
Elaboración
Ponemos a calentar agua con sal marina, una de las dos cebollas y la hoja de laurel. Cuando esté en el punto de ebullición, añadimos las arvejas y dejamos que se hagan, a fuego medio/bajo, unas dos horas. Controlamos el punto de cocción y, si nos faltara agua, la añadimos caliente.

Cuando a las arvejas les falten 45 minutos, más o menos, vamos preparando el resto de ingredientes: picamos fina la cebolla y el diente de ajo.

Cortamos a tiras la panceta y el bacon

En un caldero con aceite caliente, freímos las costillas, convenientemente saladas, hasta que estén bien doradas y, luego, reservamos

En el mismo aceite, a fuego lento, sofreímos la cebolla, el ajo, la panceta y el bacon. Rectificamos de sal. Añadimos también la ramita de tomillo

Lo anterior nos llevará como media horita, para que poche bien. Mientras, podemos hervir los huevos durante 10'

Cuando el sofrito esté bien hecho, le incorporamos las costillas fritas, la salsa de tomate y mezclamos dejando otros diez minutos

Finalmente añadimos las arvejas, un poco de caldo de su cocción, y los huevos duros cortados en trocitos. Removemos, hacemos cinco minutos más y servimos.