Espaguetis con gambas al ajillo

Ingredientes

  • 750 gr. de gambas o langostinos 
  • 400 gr. de espaguetis 
  • 3 dientes de ajo pelados 
  • 1 pimienta de cayena pequeña (guindilla seca pequeña) 
  • 10 cucharas de aceite de oliva 
  • 3 cucharadas de perejil fresco picado 
  • 4 cucharadas de Brandy o coñac (unos 40 ml.) 
  • agua 
  • sal

Elaboración
Picar finamente 3 dientes de ajo y una cayena pequeña y reserva todo. Pela 750 gramos de gambas o langostinos. Pon una olla a fuego medio y echa 2 cucharadas de aceite de oliva. Añadir las pieles y las cabezas de los langostinos y media cucharada pequeña de sal.

Con un cazo aplasta las cabezas para que suelten su jugo y cuando todas las pieles de las gambas tengan un color rosado cocina durante un minuto más. Luego añade 4 cucharas de brandy. Deja que se reduzca el brandy hasta que casi desaparezca y entonces añade un vaso de agua.

Tapa la olla y deja a fuego medio durante 15 minutos. Pasado este tiempo pon un colador sobre un cuenco y cuela el caldo. Aprieta con el cazo para que salga todo el jugo. Conseguiremos unos 250 ml de caldo concentrado de langostinos.

Cocemos la pasta mientras tanto prepararemos la salsa al ajillo. Pon a fuego fuerte una sartén honda y añade 4 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente el aceite saltea rápidamente las gambas o langostinos para que cojan color.

Luego retira de la sartén y reserva. Baja la sartén a fuego medio y añade 4 cucharadas más de aceite. Echa el ajo y la cayena que hemos picado y deja que se cocinen hasta que el ajo empiece a dorarse. Entonces añade tres cucharadas de perejil fresco picado y remueve.

Incorpora la mitad del caldo que hemos preparado y sube el fuego para que hierva durante unos minutos. Cuando se reduzca nuestra salsa al ajillo apaga el fuego, echa los langostinos en la sartén y mezcla bien para que cojan el sabor de la salsa.

Luego reserva los langostinos en un cuenco dejando la salsa en la sartén. Cuando los espaguetis estén en su punto escúrrelos. Y luego échalos en la sartén y mezcla con la salsa. Para que la pasta no quede seca añade el caldo que teníamos reservado y vuelve a mezclar.