Masa casera de empanadillas para freír

Vamos a preparar una masa de empanadillas muy fácil con pocos ingredientes y en muy poco tiempo. Con esta masa podemos preparar empanadillas fritas con el relleno que más nos guste. Podemos usar rellenos dulces o salados. Nos van a resultar unas empanadillas bien doradas y crujientes y lo más importante, deliciosas. Así que vamos a ver cómo se prepara la masa de empanadillas.
Ingredientes
  • 300 gr. de harina común 
  • 2 gr. de sal 
  • 30 ml. de aceite de girasol o similar 
  • 150 ml. agua hirviendo
Elaboración
Se tamiza la harina en un bol y luego se añade la sal. Se remueve un poco con un tenedor para incorporar la sal. Se hace un hueco en el medio de la harina y se añade el aceite. Se remueve un poco con el tenedor y luego se añade el agua hirviendo.

Se va a remover con el tenedor de modo circular para incorporar poco a poco la harina hasta que la masa nos permite. Cuando ya no se puede remover con el tenedor se aparta y se sigue amasando con la mano hasta que se incorpora la harina por completo.

Se hace con cuidado porque la masa sigue aún caliente, pero se va enfriando según se incorpora la harina. Vamos a obtener una masa un poco dura pero no os preocupéis porque tenemos la solución. Se tapa el bol donde está la masa con film de cocina o una tapa de plástico o silicona, y dejamos la masa a descansar 30 minutos.

Hacemos esto para que las partículas de harina se humedezcan y la masa se vuelva más elástica y más manejable. Después de 30 minutos se saca la masa del bol sobre la mesa de trabajo donde se ha espolvoreado previamente un poco de harina.

Se amasa ligeramente unos segundos y luego se parte por la mitad. Se forma una bola con la primera parte y luego sobre la mesa se va estirando con la ayuda de un rodillo. Si hace falta, se puede espolvorear un poco de harina sobre la superficie de la masa según se va estirando para evitar que se pegue del rodillo.

Se tiene que obtener una lámina muy fina con un grosor de 1 mm aproximadamente. Una vez obtenido ese grosor de la masa se tiene que cortar en discos con la ayuda de un cortador metálico con un diámetro de 10 cm aproximadamente.

Una vez que se han cortado los discos de masa se pueden rellenar con lo que más os guste. Yo las he rellenado de pisto casero de verduras. Pero también se pueden rellenar con carne, queso o incluso con rellenos dulces para obtener unos postres deliciosos.

Una vez puesto el relleno, como una cucharadita, en el medio del disco se le da la vuelta por la mitad y se presiona un poco los bordes con el dedo. Luego se aplastan los bordes con un tenedor para cerrar bien la empanadilla.

Luego se van a freír en abundante aceite bien caliente y listas para disfrutarlas tanto calientes como frías. Espero que os guste y que preparéis vosotros también ricas empanadillas con esta masa.