Pastel con pan de molde al horno

Sandwichón al horno. Una receta ideal para compartir con la familia en la comida, una merienda o como cena. También es estupenda para servir en una fiesta de cumpleaños o reunión familiar. Es rápida y se hace fácilmente. Además, podemos adaptar los ingredientes a nuestro gusto. ¡El triunfo está asegurado!
Ingredientes

  • pan de molde sin corteza (yo tengo preparadas 15 rebanadas) 
  • 200 ml. salsa de tomate frito casero (puede ser comprado) 
  • 1 cucharadita albahaca seca 
  • 1 cucharadita orégano seco 
  • 2 tomates 
  • 100 gr. champiñones (hongos) 
  • 1 cebolla 
  • 300 gr. jamón cocido en lonchas 
  • 150 gr. tocino ahumado (beicon) 
  • 150 gr. mozzarella rallada 
  • 200 gr. mozzarella en rodajas 
  • 100 gr. queso crema (tipo Philadelphia) 
  • 3 cucharadas leche 
  • sal 
  • aceite de oliva virgen extra 
  • molde para horno 28 cm x 22 cm x 5 cm de alto

Elaboración
Pelamos y cortamos en juliana la cebolla. Limpiamos los champiñones y los cortamos en láminas finas. Cortamos el beicon en bastones, pelamos los tomates y los cortamos en rodajas. Todos los ingredientes que hemos preparado los reservamos.

A la salsa de tomate le añadimos la albahaca y el orégano reservado un poco para más adelante. Mezclamos el queso crema con 3 cucharadas de leche hasta que sea una mezcla más ligera. Reservamos la salsa de tomate y la de queso para más adelante.

Ponemos una sartén al fuego con 2 cucharadas de aceite y pochamos la cebolla con una pizca de sal durante 7 minutos. Seguidamente retiramos la cebolla y la reservamos en un plato. En la misma sartén con el aceite que quede salteamos los champiñones durante un par de minutos y los reservamos junto a la cebolla.

En la misma sartén sin nada de aceite salteamos el beicon hasta que esté doradito y después lo reservamos junto a la cebolla y el champiñón. Con un rodillo aplastamos las rebanadas de pan de molde que debe de estar sin corteza (lo haremos procurando no estirarlo, sólo aplastarlo para que quede más delgado).

Una vez todos los ingredientes listos montamos el pastel. En una bandeja apta para horno ponemos en el fondo una capa ligera de salsa de tomate que repartimos muy bien. Luego colocamos encima una capa de pan de molde y lo untamos con un tercio de la salsa de queso repartiéndola muy bien.

Seguidamente colocamos una capa de rodajas de tomate y sobre el tomate colocamos una capa de jamón de york. Luego, sobre el jamón colocamos una capa de rodajas de queso mozzarella y por encima del queso repartimos una capa ligera de salsa de tomate.

Después colocamos encima otra capa de pan y sobre ésta extendemos otra capa de salsa de queso. Encima repartimos la cebolla frita, después el champiñón y seguido el beicon. Todo ello bien repartido. Colocamos encima otra capa de jamón, sobre éste colocamos otra capa de rodajas de queso mozzarella y encima otra capa de salsa de tomate.

Seguidamente cubrimos con otra capa de pan y encima repartimos el resto de la salsa de queso. Cubrimos con otra capa de jamón y encima repartimos el queso rallado. Colocamos una rodaja de tomate sobre el queso dejando las porciones que queramos hacer señaladas con la rodaja de tomate. Rociamos con la albahaca y el orégano que teníamos reservado.

Horneamos el pastel con el horno precalentado a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo durante unos 30 minutos (a la misma temperatura) o hasta que esté a nuestro gusto. Una vez horneado ya lo tenemos listo para disfrutar. Queda jugoso y delicioso.

También lo podemos llevar al trabajo. Calentado un poco en el microondas queda estupendo. ¡Probarlo, os va a encantar!