Pizza casera sin horno

Pizza casera sin horno
Si os encanta la pizza y queréis ahorraros la cocción en el horno, esta es sin duda la solución.
Ingredientes

Ingredientes (para una pizza individual)

150 gr de harina

5 gr de levadura fresca, o 2 gr de levadura seca

1 cs de aceite de oliva

Una pizca de sal

80 ó 90 ml de agua

Elaboración

Comenzamos echando la harina en un bol, la levadura (usé la fresca) desmenuzada, la sal, la cucharada sopera de aceite de oliva y por último el agua, poco a poco, para ver qué cantidad necesitamos (eché más o menos los 80 ml.) Mezclamos bien hasta conseguir una masa que se nos pega un poquitín a los dedos, y amasamos la misma durante unos 10 minutos.

La dejamos en el bol y la tapamos con un paño. Esperamos un par de horas hasta que doble su tamaño

Pasado este tiempo cogemos la bola de masa, y sin manipularla en exceso, la extendemos sobre una sartén que habremos untado previamente con un poco de aceite (una sartén de 22 cm es perfecta.) Una vez extendida la masa, llega la hora de echar los ingredientes de nuestra pizza, a gusto de cada cual. Para esta primera experiencia le eché la base de tomate, mozzarella abundante, champiñones y jamón de york. Para la siguiente ya tengo en mente animarme con una de quesos, entre ellos el azul.

Ponemos la sartén a fuego medio y la tapamos con una tapa. Dejamos nuestra pizza durante unos 20 minutos, pasados los cuales veremos el maravilloso espectáculo de una pizza de masa pan impresionantemente apetecible.

Pero lo realmente fabuloso llega a la hora de dar buena cuenta de la misma, descubriendo una pizza con una base crujiente y un interior tierno y esponjoso, que francamente, da gusto comerla.