Pizza cuatro quesos

Hoy te enseño a preparar una pizza cuatro quesos, una sencilla receta que solo lleva cuatro tipos diferentes de queso rallado, salsa de tomate y la base de la pizza. Mi recomendación es que te pongas manos a la masa y prepares tanto la base de la pizza como la salsa de tomate. Si no tienes muchas ganas de cocinar puedes hacer esta pizza usando la vía rápida, que es bajar al supermercado a comprar una base de pizza y un brick de salsa de tomate, pero ya te adelanto que no estará igual de buena. Una vez hecha la pizza, la he espolvoreado con un poquito de orégano, pero tú puedes prescindir de este último paso o añadir cualquier otra hierba aromática que te guste. Para hacer esta receta he utilizado un molde para pizza de 30 cm. de diámetro con la base forrada con papel de horno para evitar que la masa se pegue al molde. Esta receta es para hacer una pizza, el número de raciones ya dependerá del hambre que tengas, porque salen ocho porciones, pero yo, por ejemplo, suelo comerme de tres a cinco porciones, así que tenlo en cuenta por si tú o tus invitados también sois de comer mucho.
Ingredientes
Masa de pizza casera

Salsa de tomate

50 gr. de queso emmental

50 gr. de queso gouda

50 gr. de queso cheddar

50 gr. de queso curado

Orégano
Elaboración
Rallar los diferentes quesos y mezclarlos.
Cubrir la masa de la pizza con la salsa de tomate.
Espolvorear por encima con la mezcla de quesos.
Hornear a 180ºC durante 15 minutos.
Sacar del horno y espolvorear con un poco de orégano.