Pizza integral San Valentin

Pizza integral San Valentin
Una rica propuesta para comer fibra de una forma muy romántica y deliciosa. Hecha en panificadora pero con instrucciones para hacerla manual también.
Ingredientes

¿Quién dijo que una pizza no
puede ser romántica? Yo aquí os traigo una propuesta todo corazón.... y además
integral, masa firme y consistente como el amor, pero muy rica. Además tenemos
una excusa estupenda para que los más peques se acostumbren a comer alimentos
integrales, con uno de sus platos favoritos. Y también una excusa perfecta para
que nuestros peques, se metan en la cocina si hacemos la masa de forma manual.

La he hecho en panificadora y la
masa, ha sido un poco "aventura" entre la propuesta que me daba el
recetario de la máquina y lo que he añadido a mi criterio. El resultado es
estupendo y seguro que repetimos en mi casa. Me ha salido 2 masas de bandeja de
horno, incluso, si me apuráis, en tamaño de plato llano, podríamos haber sacado
3 pizzas. La masa, una vez haya fermentado y aumentado el volumen, se puede
congelar. La ponéis en una bolsa para congelar o un tupper y así podemos
aprovechar, y con el mismo esfuerzo, tenemos ya trabajo adelantado para otro
día. Luego será sólo sacar con antelación y dejarla en la nevera donde menos
frío haga, hasta que la vayamos a utilizar. La forma de corazón, hecha
totalmente a mano y por darle una forma romántica, pero imaginar la forma que
más os guste: rectangular como la bandeja del horno, redonda como un plato,
hacerla en forma de barra de pan, hacer mini pizzas con unos corta pasta.....
la imaginación al poder.

Esta masa, al ser más seca que la
tradicional de harina de trigo, pide más tomate. Yo siempre utilizo tomate
triturado, no me gusta el ya frito para ponerle a las pizzas. En mi opinión, se
reseca demasiado en el horno. Y dentro de los triturados, hay una versión
tamizada, sin piel ni semillas y sin agua (o sin parte de ella), que es pura
crema de tomate y que queda estupenda. Si lo veis en vuestro comercio, cogerlo
y probadlo y luego me contáis que os parece. A mí es el que más me gusta para
las pizzas.

El relleno es de aprovechamiento:
tenía muslos de pollo guisados que habían sobrado del almuerzo. Les quité la
piel, dejé toda la carne troceada y aproveché la salsa que había quedado, para
poner sobre el tomate. Pero aquí hay libertad total: bacon, salchichas, atún,
verduras, hacer mezcla de quesos.... No tenía queso rallado, pero sí un queso
estupendo de cabra malagueña, con todo su #SaboraMalaga y no me lo pensé:
loncheado lo más fino posible y sobre la pizza. A esto le sumamos nuestro
maravilloso oro líquido, nuestro #AOVE malagueño tan delicioso, puro y nutritivo.

Pero dejo de hablar y me cuelgo
el delantal. Vamos a la cocina bien derechitos.

Ingredientes:

- 500grs de harina integral.

- 400ml de agua templada (que
esté caliente pero que no queme al tocarla, porque que el exceso de calor,
destruye la levadura y no haría fermentar la masa). Esta cantidad es
orientativa y según el tipo de harina, puede que necesitemos un poco más.
Procurar tener un poco más de agua templada, por si hiciera falta añadir.

- 1 sobre de levadura de panadero
seca, o un dado de levadura fresca.

- 2 cucharaditas de azúcar rasas
(se pueden sustituir por miel, si queréis una corteza más crujiente).

- Media cucharadita rasa de sal
fina.

- Una cucharadita de orégano.

- 2 cucharadas soperas de aceite
de oliva virgen extra. Yo he utilizado el maravilloso oro líquido de la
Axarquía, de variedad verdial. suave y afrutado.

- Queso de cabra malagueña.

- Restos de pollo guisado.

Preparación de la masa en
panificadora:

- Templar el agua y poner en
recipiente. Incorporar la levadura, el azúcar, la sal, el orégano y el aceite.

- Poner la harina integral y
procurar que quede repartida de forma uniforme.

- Seleccionar el programa de
amasado: amasará la masa y dará un suave calor para que aumente su volumen,
pero no horneará la masa. En mi máquina dura 1,30h todo el proceso.

- Si vemos que la masa queda
demasiado seca y no se compacta, añadir un poco más de agua templada durante el
proceso de amasado. Lo mismo que si quedara algún resto por las esquinas sin
incorporar a la masa. Durante el amasado, se puede abrir la máquina y con la
ayuda de una espátula, añadir a la bola de masa.

- Durante el proceso de
fermentación, os recomiendo no abrir la máquina para evitar que se enfríe y que
no suba lo que debiera.

Preparación de la masa de forma
manual:

- Templar el agua y disolver la
levadura de pandero. Añadir el azúcar, la sal y el aceite. Remover bien para
intentar ligar todo.

- En una fuente amplia, poner la
harina integral y el orégano. Incorporar el agua templada, con la levadura
disuelta y los demás ingredientes.

- Amasar bien, mezclando todos
los ingredientes, durante al menos 10mnts aproximadamente. Si os resulta más
cómodo, podéis amasar sobre una mesa. Siempre es estirar y encoger la masa,
moviendo la masa para garantizarnos que todas las partes se amasan por igual.
Incorporar más agua templada si vemos que no se compacta la masa.

- Cubrir con un paño y dejar
fermentar al menos 1h en un sitio templado y sin corrientes. Yo la suelo meter
en el microondas, por ser un sitio cerrado y cálido.

Horneado:

- Precalentar el horno a
temperatura alta, 200ºC

- Sacar la masa de la
panificadora o cuenco y amasar un poco a mano, para sacar el aire que tenga del
fermentado.

- Dividir la masa, mínimo en 2
porciones, porque sale mucha masa.

- Sobre un papel de hornear,
estirar la porción elegida y darle la forma deseada.

- Cubrir con salsa de tomate
triturado / tamizado. Salar y poner un poco de aceite de oliva virgen extra
sobre el tomate, y ligar con el tomate.

- Poner nuestro relleno: en este
caso, el pollo desmenuzado y las porciones de queso de cabra, repartidos de
forma uniforme.

- Colocar todo sobre una rejilla
de horno y hornear a 200ºC unos 15mnts aprox, o hasta que veamos que la masa
está hecha.

- Servir de inmediato bien
caliente. Se puede añadir un poco de aceite de oliva virgen extra en crudo y un
poco más de orégano recién sacada del horno.