Brandada de bacalao

Ideal para tomar de aperitivo o entrante de una comida. Queda deliciosa en unos pimientos del piquillo rellenos, no lo dudes y ¡pruébala!

Ingredientes

Ingredientes para 4 personas:

  • 300 gr. bacalao desalado
  • 300 gr. patatas (aproximadamente)
  • 3 dientes de ajo
  • 250 ml. nata o crema de leche para cocinar (aproximado, lo que acepte)
  • 150 ml. aceite de oliva virgen extra (aproximado, lo que acepte)
  • sal al gusto
  • pimienta recién molida al gusto

Elaboración

Ponemos una olla al fuego con agua suficiente para que cubra el bacalao, cuando comience a hervir introducimos el bacalao y esperamos a que vuelva a hervir en ese momento apagamos el fuego y tapamos la olla.

Dejaremos cocinar así durante 2 minutos comprobamos que esta cocido hasta el interior y si es necesario le daremos 1 minuto más, dejamos que escurra muy bien sobre un escurridor y reservamos.

En el agua de cocer el bacalao coceremos la patata pelada y cortada en lonchas gruesas, salamos un poco y cocemos durante unos 20 minutos o hasta que comprobemos que están tiernas, las dejamos escurrir muy bien porque queremos que queden bien secas y reservamos.

Mientras tanto ponemos el aceite en una sartén a fuego bajo y añadimos los ajos cortados en lonchas finas, cocinaremos hasta que estén ligeramente dorados y que el aceite se haya aromatizado con el ajo (unos 3 minutos más o menos) dejamos atemperar en la misma sartén y reservamos.

Desmigamos el bacalao y calentamos un poco la nata, en un bol amplio ponemos las patatas que ya están cocidas y se han enfriado hasta que estén tibias, las chafamos con un tenedor y añadimos el bacalao añadimos un poco de pimienta molida y los ajos confitados junto con un poco de aceite.

Con una túrmix o trituradora eléctrica vamos triturando y añadiendo alternando la nata y el aceite que necesitemos para que se quede una masa gordita (como la de una bechamel espesa para croquetas) aunque si queremos que quede más rustica la chafamos con tenedor hasta que esté a nuestro gusto.

Probaremos de sabor y rectificamos de sal y pimienta si fuera necesario, la servimos fría o tibia decorada con un poco de perejil picado o unos piñones tostados y la acompañamos de unas tostadas. Probadla os va a encantar.