Espaguetis con almejas y berberechos

Hay mucha vida más allá del plato de pasta con tomate o a la carbonara. La receta de hoy es un buen ejemplo para hacernos ver que un buen plato de pasta también sirve para celebrar un día de fiesta genial.
Ingredientes
  • 200 gr. de espaguetis
  • 500 gr. de almejas frescas o berberechos 
  • 2 dientes de ajo 
  • aceite de oliva
  • perejil 
  • pimienta negra
  • sal
Elaboración
Ponemos las almejas en un bol o en una cazuela (como yo). Las cubrimos con agua y desechamos las que se queden flotando. Añadimos un buen puñado de sal y vamos a dejar reposando un par de horas.

Pasado este tiempo sacamos las almejas con las manos para evitar que la arena depositada en el fondo vuelva a caer sobre las almejas. Las enjuagamos, las cubrimos otra vez con agua y sal y las dejamos reposar.

Esta vez con una hora nos bastará. Es fundamental depurarlas bien porqué sino comeréis arena y no es nada agradable. Ponemos a calentar unas tres cucharadas de aceite en una cazuela baja o en una sartén.

Rehogamos los dientes de ajo evitando que se queme. Cuando empiece a oler a ajo, añadimos las almejas escurridas y las dejamos que se abran completamente. Si alguna no se abre, vamos a desecharla.

Retiramos con ayuda de una espumadera y colamos el caldo sobrante con ayuda de un colador de malla fina. Reservamos para más adelante que vamos a usarlo.

Cocemos la pasta en una olla con abundante agua hirviendo y sal durante el tiempo que nos indique el fabricante. Tiene que quedarnos al dente. Aprovechamos ahora para reservar una docena de almejas en su concha y sacamos las demás de ella.

Devolvemos el caldo de las almejas a la cazuela. Añadimos los espaguetis escurridos y removemos bien para que se impregnen con los jugos. Agregamos las almejas sin concha, un par de vueltas y damos el toque final espolvoreando perejil, o si os apetece unas vueltas de pimienta negra.

Acabamos decorando cada uno de los platos con almejas en su concha y servimos inmediatamente. Bien calentito y si podéis, os recomiendo encarecidamente comer con una mano una almeja y con el tenedor los espaguetis, para evitar que se enfríe. ¡Disfrutadlo!