Patatas con bacalao ¡mucho aroma, mucho sabor!

Estas patatas con bacalao constituyen un sabroso, saludable y completo guiso de Vigilia, pero que podemos disfrutarlo todo el año. Además, está pensado para servirlo como menú de plato único. Perfecto para ese día que no tienes muchas ganas de estar en la cocina. Un plato tradicional y exquisito al que le he incorporado un par de toques diferentes para darle (si cabe) más aroma y sabor. Sabor, mediante el «toque» que le da los piñones a este plato es excepcional. A parte de enriquecerlo y darle sabor, lo aromatiza y le aporta un crunchy en cada cucharada que es algo digno de ser probado. Y, aroma, con el ajo picado con prensa ajos, incorporado al final de la cocción, ya con el fuego a punto de ser apagado, le da un aroma al guiso difícil de explicar con palabras. Un consejo: plato muy nutritivo (ya que nos aporta proteínas, hidratos, potasio, fósforo y vitaminas, entre otros) y recomendable para días fríos o, simplemente, cuando nos apetece un buen «cuchareo».

Ingredientes

Ingredientes para 2/3 personas:

  • 350 gr. de bacalao desalado (al punto de sal) 
  • 1 diente de ajo 
  • 5-6 patatas 
  • 1 cebolla mediana 
  • 1 pimiento verde (tipo italiano) 
  • 40 gr. de piñones 
  • 1 ramita de perejil 
  • 9-10 hebras de azafrán 
  • 400-500 ml. caldo blanco de pescado (o de brik) 
  • sal 
  • pimienta negra molida 
  • 2 cuch. soperas de aceite de oliva

Elaboración

1.- Pon la sartén con el aceite a calentar y un cazo con el caldo de pescado. Mientras pela y corta a medias lunas la cebolla. Lava y corta en rodajas finas el pimiento. Dora ligeramente los piñones, removiendo constantemente y sin perderlos de vista para que no se quemen. Retira y reserva.

2.- En el mismo aceite que has salteado los piñones (si crees que necesitas más, échale un poco más), echa las verduras y saltea hasta que la cebolla comience a estar transparente y el pimiento haya cambiado de color, a fuego medio, unos 4-5 minutos. Ponle una pizca de sal.

3.- Entre tanto, pela y corta las patatas a trozos no muy grandes (chascándolas). Agrégalas a la sartén y rehoga, todo junto, durante 3 minutos. Remueve y tapa.

4.- Haz un pequeño hueco en el centro, apartando las patatas e incorpora en él las hebras de azafrán para que se tuesten un poco. Remueve y agrega el caldo de pescado caliente. Tapa y deja cocer a fuego medio hasta que la patata esté tierna (aprox.10-12 minutos).

5.- Aprovecha el tiempo de cocción de las patatas, para cortar a dados (no muy grandes) el bacalao y salpimentarlo. Picar el perejil y pelar el diente de ajo.

6.- Dos minutos antes de apagar el fuego, introduce el ajo (picado directamente sobre la sartén), el perejil picado, los dados de bacalao y los piñones tostados.

7.- Vuelve a tapar y deja que se acabe de poner todo al punto con el calor residual. Sirve salpicando con un poco más de perejil picado.

Patatas con bacalao, sugerencias/trucos:

a) Paso 4: Tostando en el centro de la sartén las hebras de azafrán, obtenemos más color, aroma y sabor.

b) El corte de la patata en guisos como éste, siempre tiene que ser chascándola, es decir, cortando con el cuchillo pero sin llegar hasta el final. Al llegar casi al final, se rompe la patata (como haciendo palanca, por decirlo de algún modo). De esta manera, suelta el almidón y el caldo se espesa un poco. Ver detalle en la video receta.

c) El tiempo de la preparación de este plato, dependerá (en parte) del tipo y la calidad de la patata, si es más o menos de fácil cocción y de que no la cortes en trozos muy grandes.

d) Ten cuidado con la sal en este plato. Hay que tener en cuenta que el bacalao es desalado y que el caldo de pescado también ya lleva su propia sal.

e) Si no quieres comprar el caldo de pescado en brick (o no te gusta), hazlo casero muy simple y sencillo para esta receta: en una olla pon unas espinas y una cabeza de merluza o bacalao con una ramita de perejil. Cúbrelo de agua y cuécelo durante 10 minutos a fuego medio. Apaga el fuego y déjalo así, tapado hasta el momento en el que lo vayas a usar. Luego, cuélalo antes de echarlo al guiso.