Crostata con mermelada de mandarinas.

Crostata con mermelada de mandarinas.

La crostata es una tarta italiana que tiene la base de masa brisa o quebrada casera, rellena de mermelada y con un enrejado por encima. Es sencilla de hacer, está deliciosa y queda muy bonita para una fiesta o incluso para regalar...
Ingredientes
300 g de harina.
150 g de azúcar.
150 g de mantequilla.
1 huevo entero y 1 yema.
1 limón.
Una pizca de sal.
Mermelada de mandarinas (o la que más te guste).
Elaboración
Pon en un bol la mantequilla cortada en trozos medianos.
Añade el azúcar y mezcla bien aplastando con un tenedor.
Añade el huevo y la yema, la sal y la ralladura de limón, mezcla todo bien hasta que todos los ingredientes estén bien unidos.
Añade la harina poco a poco y ves mezclando con una espátula de silicona o con el gancho de la amasadora (que es como lo he hecho yo), hasta que veas que la masa está muy unida.
Ahora saca la masa del bol, ponla en la encimera enharinada y sigue amasando con las manos, procura amasar rápido para evitar tocar mucho la masa porque se te pegará en las manos.
Haz una bola con la masa y envuélvela con film transparente.
Deja que repose en la nevera una media hora.
Saca la masa de la nevera y estírala con el rodillo hasta que tenga un espesor de un centímetro más o menos. Para que la masa no se te pegue en la encimera pon un poco de harina, y para que no se te pegue en el rodillo puedes poner la misma hoja de papel film con que la habías envuelto sobre la masa y luego pasar el rodillo por encima. No la hagas muy fina porque se rompe con mucha facilidad.
Precalienta el horno a 180º.
Unta el molde con mantequilla.
Coge la masa con cuidado enrollándola con el rodillo, y luego la desenrollas por encima del molde con mucho cuidado.
Dale la forma del molde apretando la base y los lados, recorta toda la que se sobresale pasando el rodillo por encima de los bordes, no te preocupes si se te quedan feos los bordes porque luego se meten hacia adentro.
Rellena la crostata con una buena capa de mermelada.
Haz una bola con todas la masa que te ha sobrado de los recortes y estírala con el rodillo, corta tiras para decorar la crostata; lo bonito es hacer las tiras con una ruedecilla en zig zag, pero como yo no la tenía las he hecho con un cuchillo.
Para hacer el enrejado pon unas debajo y otras encima entrecruzadas, ten cuidado al hacerlo porque la masa es delicada y se rompen con mucha facilidad.
Para terminar el montaje dobla los bordes hacia adentro, así la crostata queda más rústica y bonita.
Hornea la crostata unos 40 o 45 minutos o hasta que veas que la masa está algo doradita.
Deja que se enfríe completamente antes de servir.
Es una tarta sencilla y sin complicaciones, sino fuera porque la masa se rompe con mucha facilidad; pero con un poco de paciencia vale la pena hacerla.....está riquísima!!!
Si te sobra algo puedes conservarla en la nevera durante unos días, en una caja metálica o tapada con film.