Tarta Selva Negra.

Tarta Selva Negra.
Hoy he preparado una de esas tartas que tienen historia y nombre propio; es una tarta que a pesar de que hace siglos que existe, no pasa de moda; dentro de la repostería es un clásico entre los clásicos!! La tarta Selva negra nació en el siglo XVI, y su nombre viene de la oscuridad de la región alemana de Baden-Württemberg, famosa por sus deliciosas cerezas, de las cuales se obtiene el Kirsch.
Ingredientes
6 huevos.
120g. de harina.
40g. de cacao en polvo.
160g. de azúcar.
500ml. de nata para montar.
50g. de azúcar glass.
150g. de cerezas en almíbar.
40ml. de licor de cerezas.
1 cucharadita de esencia de vainilla.
1 pizca de sal.
150g. de chocolate negro de postres.
Elaboración
Vamos con el bizcocho de cacao:
Separa las claras de las yemas.
Monta las claras a punto de nieve con la pizca de sal, hazlo mejor con unas varillas eléctricas.
Con las mismas varillas, bate las yemas con el azúcar hasta que blanqueen y doblen su volumen.
Mezcla las claras montadas con las yemas, remueve despacio con una espátula de arriba abajo.
Añade la harina y el cacao tamizados, mezcla suavemente con movimientos envolventes, de arriba abajo.
Pon papel de horno en la base del molde y ves echando toda la masa.
Precalienta el horno a 180º y cuece el bizcocho durante 30 o 35 minutos.
Saca el molde del horno y deja que se enfríe.
Vamos con la crema de nata y el almíbar:
Monta la nata que debe estar bien fría, con el azúcar glass y la esencia de vainilla.
Reserva en la nevera mientras se cuece el bizcocho.
Escurre las cerezas del almíbar del frasco.
Mezcla 5 cucharadas del almíbar con el licor de cerezas.
Montaje de la tarta:
Corta el bizcocho en tres círculos del mismo grosor, más o menos.
Moja cada bizcocho con la mezcla de almíbar y licor.
Cubre el primer bizcocho con una capa de la nata, pero sin llegar a los extremos.
Pon unas cuantas cerezas por encima de la nata, presionando un poco.
Coloca encima otro bizcocho y haz lo mismo, nata y cerezas.
Pon el último bizcocho por encima y cubre toda la superficie y los lados con casi toda la nata que queda, ayúdate de una espátula para que quede toda lisa.
Ralla la tableta de chocolate y cubre toda la tarta con las ralladuras.
Haz unos rosetones con la nata restante por la superficie de la tarta.
Decora cada uno con cerezas.
Guarda en la nevera hasta el momento de servir.
Lo ideal de esta tarta sería hacerla con cerezas frescas y macerarlas, pero como aún no estamos en temporada las he puesto compradas ya en almíbar.