Buñuelos de viento sin gluten rellenos de mermelada de fresa

Buñuelos de viento sin gluten rellenos de mermelada de fresa
Hoy os animo a preparar en casa unos ricos y fáciles buñuelos de viento rellenos. Los podéis rellenar con lo que más os guste, crema pastelera, mermelada o chocolate y además, son sin gluten (aunque también los podéis hacer con harina de uso común si no hay nadie en casa que necesite una dieta sin gluten) ¡Vamos con la receta!
Ingredientes

Para 24 unidades aproximadamente:

  • 75 gr. de preparado de harina para pan sin gluten 
  • 75 ml. de agua 
  • 50 ml. de leche entera 
  • 2 huevos XL 
  • 2 cucharadas soperas (de 15 ml.) de aceite de oliva 
  • 1 cucharada sopera (de 15 ml.) de licor de anís 
  • 1 sobre de azúcar vainillado (8 gr.) 
  • 1 cucharadita (de 1 ml.) de sal 
  • ralladura de 1 limón 
  • mermelada de fresas (para rellenar) 
  • azúcar (para rebozar)
  • canela (para rebozar)
Elaboración
Echar el aceite, el agua, la leche, la sal, el limón y el azúcar, en una cacerola pequeña y calentar hasta que rompa a hervir. Apartar inmediatamente del fuego y añadir de golpe la harina (a ser posible tamizada) y remover (según la harina, puede que se queden como unas migas, no os preocupéis).

Cuando enfríe la masa, echar los huevos uno a uno (no echar el siguiente, hasta que el primero se haya integrado bien) hasta obtener una masa cremosa. Si después de mezclar muy bien la masa os quedan pequeños grumos, triturar con un Minipimer para dejar la masa lisa.

Calentar abundante aceite de oliva (o la que uséis habitualmente para freír) con una ramita de canela y la cascara de un limón (esto es opcional, pero a mí me gusta hacerlo cuando hago dulces fritos). Echar la masa con la ayuda de dos cucharillas de postre y cocinar hasta que estén doraditas. Después sacar y dejar sobre papel de cocina absorbente.

Para rellenar, nos ayudaremos de una manga pastelera y una boquilla no muy estrecha, para que pueda salir la mermelada con fluidez y no quede taponada por algún trocito de fruta que nos podamos encontrar. Meter la boquilla dentro del buñuelos y presionar hasta que veamos que estén llenos.

Por último, rebozar con azúcar mezclada con una pizca de canela molida y ¡a disfrutar!