Baklava o baklawa

Baklava o baklawa
Empezamos esta receta contado que este riquísimo dulce típico de la cocina árabe, esta compuesto por un relleno de frutos secos, masa filo y un buen almíbar, que es la nota de dulzor de este rico pastel. Increíble el crujiente de la masa, la combinación de los frutos secos y la jugosidad del almíbar. Empezamos.
Ingredientes
200 gr nueces
50 gr pistachos y un poco mas para decorar
50 gr almendras
Un paquete de masa filo
1/2 cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharada de panela o azúcar moreno
150 gr de mantequilla para pincelar la masa
Ingredientes para el almíbar:
225 gr de azúcar
175 ml de agua
La piel de una naranja
3 clavos de olor
1 cucharada de agua de azahar
Elaboración
Lo primero que vamos a hacer es preparar el almíbar para que se enfrié.
Ponemos a calentar un cazo donde echamos el agua y el azúcar, removemos un poco para que se disuelva el azúcar.
Echamos la piel de naranja, los clavos de olor y el agua de azahar, removemos bien y dejamos que hierva a temperatura media-baja, lo tapamos y dejamos que se cocine unos 10 minutos.
Tendremos un almíbar fluido, no muy denso.
Sacamos los clavos y la piel de naranja, reservamos.
También podéis preparar el almíbar el día anterior, que es como yo lo hice y guardarlo en la nevera. El día que preparéis el baklava, sacáis el almíbar de la nevera para que este a temperatura ambiente, mientras preparamos nuestro pastel. La consistencia del almíbar queda perfecta, pero lo podéis hacer todo el mismo día.
En un bol grande vamos a echar las nueces, los pistachos y las almendras, todo bien triturados en trozos muy pequeños. Ponemos también la nuez moscada, la canela y la panela, mezclamos todo y reservamos.
La mantequilla la he clarificado pero podéis calentarla en el microondas y pincelar la masa sin más.
Pero si la clarificáis, que es para que no se queme la masa ni se oscurezca. Calentaremos en un cazo la mantequilla y cuando se funda y suelte unos grumos blancos, retiraremos la espuma con una espumadera y lo filtraremos con la ayuda de un colador poniendo un trapo o tela de algodón encima y nos quedara un líquido limpio y de color amarillo oscuro.
Para preparar el baklava podemos hacerlo en la bandeja del horno o en una fuente de cristal, lo único que tenemos es que cubrir bien todo el fondo de la bandeja con la masa filo, bien cortando un poco todas las láminas de masa, por que sea mas pequeña la bandeja o bien poniendo las láminas de masa una encima de otra cubriendo todo el fondo y tapando huecos.
Empezamos pincelando todo el fondo de la bandeja con la mantequilla y poniendo una lámina encima, pincelamos de nuevo la segunda lámina y así hasta tener cuatro láminas de masa unas encima de otras, pinceladas todas con mantequilla. Tapar las láminas de masa filo con un paño para que no se sequen cada vez que cogemos una o simplemente doblarlas en si misma con el mismo papel que viene en el paquete.
Encima vamos a poner bien repartido y cubriendo toda la ultima lámina de masa, la mitad de la mezcla de los frutos secos.
Precalentamos el horno a 180º C.
Repetimos poniendo otras cuatro láminas de masa filo untadas cada una con la mantequilla y ponemos el resto de la mezcla de frutos secos, bien esparcida por toda la masa.
Y para finalizar tapamos con las últimas cuatro láminas de masa filo, untadas de nuevo una a una con mantequilla.
La última lámina de masa también la pincelamos con mantequilla y cortamos con un cuchillo en trozos pequeños todas las capas hasta el fondo, porque una vez horneadas no podríamos ya que se nos rompería.
Horneamos unos 25 ó 30 minutos sin que se queme la masa.
Una vez fuera del horno y caliente vamos a echar por encima todo el almíbar repartiendo bien por todos los trozos que habíamos cortado.
Podéis decorar con pistachos y dejamos enfriar.
Si podéis aguantar, el baklava esta mucho más rico pasadas 24 horas y dejando que el almíbar se impregne bien por todo el pastel, pero si no podéis dejar enfriar un par de horas.

Que disfrutéis!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!