Bizcocho de calabaza en licuadora (sin gluten)

Este bizcocho de calabaza es muy fácil de hacer y además se prepara en poco tiempo. Resulta esponjoso y húmedo a la vez. Es un bizcocho ideal para desayunos y meriendas y que gusta a toda la familia. Lo más importante, es apto para las personas alérgicas al gluten, ya que en la receta se utiliza harina de arroz y Maizena. Vamos a ver cómo se hace ese delicioso bizcocho de calabaza.
Ingredientes

  • 300 gr. calabaza limpia 
  • 200 gr. harina de arroz 
  • 100 gr. Maizena o almidón de maíz 
  • 150 ml. aceite de girasol 
  • 4 huevos calibre L 
  • 180 gr. azúcar 
  • 15 gr. levadura química 
  • 5 ml. esencia vainilla 
  • media cucharadita de canela en polvo

Elaboración
Precalentar el horno a 170ºC o 338ºF con calor arriba y abajo. Primero se pela la calabaza y se pone a cocer en una cacerola con agua caliente. Se va a cocer durante 8-10 minutos o hasta que se nota blanda. Luego se saca y se deja a escurrir mientras que se enfrié también.

Una vez que ya está fría se empieza con añadir los huevos en el vaso de la licuadora, también la calabaza y el azúcar. Se van a batir muy bien hasta obtener una mezcla homogénea y que la calabaza esté bien triturada. Luego se añade el aceite, la esencia de vainilla y la canela en polvo y se va batiendo unos segundos más.

A continuación se añaden la harina de arroz, la maicena y el polvo para hornear. Se remueve un poco con una cuchara para incorporar la harina y luego se tapa la licuadora y se va batiendo todo muy bien. En el caso que no os gusta la harina de arroz y la maicena las podéis sustituir por 300 g de harina de trigo común, pero el bizcocho ya no será apto para celiacos.

Se prepara el molde bien untado con mantequilla y luego espolvoreado con harina. Se vierte la mezcla del bizcocho dentro y luego se lleva al horno precalentado para 50-55 minutos aproximadamente o hasta que un palillo introducido en el medio del bizcocho sale limpio.

Una vez listo se saca del horno, se deja unos 5 minutos dentro del molde y luego se saca sobre una rejilla para enfriarse por completo. Una vez frío se le puede espolvorear azúcar glas o impalpable por encima y listo para disfrutarlo en desayunos, meriendas o cuando más os apetece.

Vais a ver que tiene una textura muy rica, un poco húmeda y esponjosa a la vez. El arroma de canela con el sabor de la calabaza es un encanto para el paladar. Espero que os guste este bizcocho de calabaza y que lo preparéis vosotros también.