Bizcocho jugoso de mandarina

Bizcocho jugoso de mandarina
Bizcochos de naranjas y de mandarinas hay muchos, y a mí me encanta utilizar esta fruta en la cocina, sobre todo en bollería. Este que hice el otro día con mandarinas os aseguro que es de lo más esponjoso, tierno y aromático que he hecho. Tener un bizcocho casero recién hecho es una maravilla que todos podemos tener a mano. Son muy sencillos de hacer y nos van de categoría para los desayunos y meriendas en casa. Está hecho con toda la pulpa de las mandarinas triturada y la piel rallada, lo que hace que cada bocado tenga un sabor increíble a mandarina. También puedes hacer este bizcocho cambiando la mandarina por naranjas, sanguinas o limones.
Ingredientes

  • 4 mandarinas
  • 3 huevos
  • 250 gr. de harina
  • 200 gr. de azúcar
  • 100 gr. de aceite de oliva suave 
  • 1 yogur natural
  • 2 sobres de gaseosas o 1 de levadura seca
  • azúcar glas para espolvorear

Elaboración
Precalienta el horno a 180º. Lava muy bien la piel de las mandarinas y rállala, reserva. Pela lo que queda de la piel de las mandarinas, separa los gajos y tritúralos. Si ves que tiene algún hueso quítalos antes. Bate los huevos en un bol grande, añade el azúcar y sigue batiendo.

Añade el yogur, el aceite y la ralladura, mezcla bien. Añade la pulpa de la mandarina triturada y mezcla todo con una espátula. Tamiza la harina con los sobres de gaseosa sobre la crema y mezcla bien. Engrasa un molde tipo bund cake y echa la mezcla.

Espolvorea azúcar por encima de la masa y cuece en el horno durante unos 30 o 40 minutos, o hasta que compruebes al pinchar con una brocheta que salga limpia. Saca del horno y deja unos minutos dentro del molde, después desmolda y deja que se enfríe sobre una rejilla.

Recuerda que los moldes con hueco por el centro, tipo Bundt Cake, debes ponerlos sobre una rejilla en el horno, no sobre una bandeja, para que circule el aire caliente también por dentro. Este bizcocho queda con una textura húmeda gracias a la pulpa con el zumo de las mandarinas, está riquísimo y si no se lo comen antes, dura más tiempo que cualquier otro bizcocho.