Bizcocho Marmolado

Un bizcocho que parece mágico con sus remolinos de chocolate que varían en cada corte. Es más fácil de preparar de lo que parece. Verás que meriendas y desayunos más ricos con este suave y esponjoso bizcocho.
Ingredientes
· 350 grs de azúcar
· 250 grs de mantequilla
· 3 claras + 1 huevo entero
· 460 grs de harina repostera tamizada
· 16 grs de polvo para hornear (1 sobre)
· 2 cucharaditas de esencia de vainilla
· 250 ml de leche
· 15 grs de cacao puro en polvo
· Azúcar glas para espolvorear
Elaboración
Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
Ponemos a disolver la mantequilla en el microondas. La necesitamos líquida.
Pesamos el azúcar directamente al bol para batir nuestra masa.
Añadimos el huevo entero y batimos con ayuda de unas varillas eléctricas hasta conseguir una mezcla homogénea y blanquecina.
Vertemos la mantequilla y batimos para integrar bien. OJO: que no esté caliente. Puede cuajar el huevo.
Agregamos la vainilla y la leche. Batimos un par de minutos para mezclar.
Añadimos la harina a la mezcla y batimos lo justo para integrar. Reservamos
En otro bol montamos las claras de huevo a punto de nieve. Tienen que estar a temperatura ambiente.
Las incorporamos a la mezcla anterior con suaves movimientos envolventes.
En otro bol montamos las claras de huevo a punto de nieve. Tienen que estar a temperatura ambiente.
Las incorporamos a la mezcla anterior con suaves movimientos envolventes.
Engrasamos el molde a utilizar y cubrimos el fondo con papel sulfurizado.
Vertemos una parte de la masa de vainilla en él, acomodamos.
Encima una parte de masa de cacao. No hace falta acomodar. Así quedarán unos dibujos más hermosos.
Seguimos con otra capa de vainilla, otra de cacao y así hasta acabar con todas las masas.
Horneamos el bizcocho unos 45 minutos o hasta que el palillo salga limpio.
Retiramos y colocamos sobre una rejilla.
Desmoldamos, retiramos el papel de hornear y dejamos que se enfríe completamente.
Espolvoreamos con azúcar glas y ya lo tendremos listo.
Disfruta cortándolo y ver que dibujos te depara. ¡Qué aproveche!