Bizcocho de nata y limón

Si te gusta acompañar tus desayunos con un trozo de bizcocho, esta receta es para ti. Aquí tienes uno de los bizcochos que más gustan en casa. Un acierto cada vez que lo hacemos ya que gusta a todo el mundo que lo prueba. Prepárate a disfrutar de él en tus desayunos o meriendas ya que además es muy fácil de hacer.
Ingredientes

  • 200 ml. de nata para montar (crema de leche, crema para batir) 
  • 200 gr. de azúcar 
  • 175 gr. de harina para postres 
  • 4 huevos 
  • 15 gr. de levadura química Royal (impulsor o polvos de hornear) 
  • la ralladura de la piel de un limón 
  • azúcar glass (impalpable) - (opcional)

Puedes usar la harina de trigo que tengas en casa. Hay unas que venden para hacer bizcochos o harina de repostería. Si la tienes, perfecto. Pero como te digo, puedes usar la harina que tengas en casa. Ralla la piel de un limón pero procura no rallar las partes blancas, ya que amarga mucho. Para esta receta usamos levadura química de la marca Royal, en otros países se conoce como impulsor o polvos de hornear. Es todo lo mismo lo llames como lo llames.

Elaboración
Separamos las yemas de las claras de los cuatro huevos. Ponemos en un bol las yemas, la nata para montar, el azúcar y la ralladura del limón. La batimos todo muy bien con las varillas de la batidora. También lo puedes hacer con varillas de mano.

Mezclamos la levadura química (impulsor, polvos de hornear) con la harina. Incorporamos la harina a la mezcla pasándola por un tamiz o colador para que la harina quede muy suelta y ayude a que crezca bien el bizcocho. Batimos toda la harina para que se integre con el resto.

Montamos las claras a punto de nieve. Añadimos las claras poco a poco a la mezcla anterior y vamos mezclando poco a poco con movimientos envolventes. ¡Ojo! En este punto no uses la batidora, mezcla con cuidado con una espátula.

Untamos el molde con mantequilla (puedes usar el que tengas, nosotros en esta receta usamos uno rectangular de 25 x 11 x 8 cm). Ponemos la mezcla en el molde y metemos al horno a 180º durante 40 minutos (Farenheit 350 o Gas 4). Pasados 35 minutos haz la prueba del palillo. Pincha en el centro del bizcocho con él, si el palillo sale limpio el bizcocho está listo y si sale húmedo déjalo un poco más y vuelve a pinchar hasta que salga limpio.

Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar antes de desmoldar. Ya frío decoramos con azúcar glass (impalpable). Vaya desayuno rico que te vas a dar con este delicioso bizcocho. Ya ves que no hay ningún problema para hacerlo, pero para que lo tengas más clarito te dejo también la receta en vídeo.