Bizcocho con plátano y manzana

Una manera de lo más rica para aprovechar esos plátanos que están madurando y que nadie quiere. Un rico bizcocho que horneado en un molde tipo corona adquiere un aire de fiesta al servirlo. Acompáñalo con una rica macedonia de fruta fresca servida en el centro. Atrévete y hornéalo.
Ingredientes

  • 2 huevos
  • 80 gr. de mantequilla
  • 80 gr. de azúcar blanco
  • 140 gr. de harina de trigo todo uso
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 manzana
  • 1/2 limón (si tu manzana es muy ácida)
  • 2 plátanos

Elaboración
Calienta la mantequilla en el microondas o en un cazo a fuego muy suave y removiendo hasta que se haya fundido por completo. Casca los huevos en un bol. Añade el azúcar y bátelo hasta que consigas una mezcla blanquecina y espumosa.

Sin dejar de batir agrega la mantequilla y cuando esté bien incorporada, añade la harina pasada por un tamiz y la levadura. Bate a velocidad baja hasta conseguir una mezcla homogénea.

Engrasa el molde a utilizar y forra la base con un disco de papel sulfurizado. Reserva. Pela la manzana, pártela por la mitad y descorazónala. Luego, córtala en láminas finitas y rocíalas con el zumo del limón para que no se oxide si tu manzana es muy ácida.

Pela también los plátanos, retírales las hebras y córtalos en rodajitas del mismo grosor. Vierte la mitad de la masa en el molde y cubre bien toda la base ayudándote de una espátula de silicona.

Cubre la masa primero con las rodajas de plátano y luego reparte por encima las láminas de manzana. Vierte el resto de la masa del bizcocho sobre las frutas extendiéndola con ayuda de una espátula y asegúrate de que quede todo bien cubierto.

Hornea en el horno, previamente precalentado a 180º, y deja que el bizcocho se cueza durante unos 45 minutos. Retíralo y deja que se enfríe por completo antes de desmoldarlo. Retira la base de papel y sírvelo. Mucho mejor de un día para otro.