Bollos dulces

Tiernos y muy esponjosos. Los podemos tomar abiertos por la mitad y los podemos rellenar de lo que mas nos guste, dulce, salado o simplemente tal cual.
Ingredientes
475gr de Harina de Repostería.
2 Huevos.
1 Cucharada Sopera de Miel.
1 Cucharada de Café de Sal.
25gr de Levadura Fresca.
170ml de Leche Templada.
50gr de Mantequilla Fundida.
70gr de Azúcar.
Un trozo de Mantequilla para pintar la corteza.

Elaboración
Para empezar la receta, pondremos en un bol la leche que la habremos calentado un poco, seguido del azúcar y la levadura. Esto lo mezclaremos hasta que la levadura y el azúcar disuelto con la leche.

Ahora en la mezcla que tenemos añadimos los dos huevos, que habremos batido previamente y la mantequilla que tendremos ya liquida. Lo mezclamos bien.

Ahora con la ayuda de una mezcladora pondremos la sal, la cucharada sopera de miel y la harina. Lo mezclaremos todo bien durante cerca de unos diez minutos.

(Si no tenemos máquina para amasar lo podemos hacer manualmente ).

Cuando lo mezclemos veremos que al principio se nos pega todo por los lados, a medida que se vaya mezclando veremos que se irá haciendo todo una pelota.

Pasado este tiempo, pondremos un poco de aceite en la encimera y encima pondremos la masa. Con la ayuda de las manos iremos extendiendo la masa hasta hacer una plancha más o menos de un centímetro de grosor. Con la ayuda de un aro, un vaso o simplemente de un cuchillo iremos cortando en porciones.

Una vez toda cortado, cogeremos una fuente de horno, la untaremos con un poco de aceite y en ella iremos poniendo las bolas que iremos haciendo con las porciones que hemos cortado. Entre bola y bola dejaremos una pequeña distancia, más o menos como media bola.

Cuando lo tengamos, los taparemos con un trapo un poco húmedo y dejaremos que doble su volumen.

Mientras se nos termina de fermentar y doblar su volumen, hemos calentado el horno a 180ºC. Pues introducimos la bandeja dentro del horno y lo dejaremos 15 minutos.

Pasado este tiempo sacamos la bandeja del horno y con un trozo de mantequilla fría, pintaremos todos los bollos por encima, de esta manera nos dará brillo y se nos quedara la corteza bien tierna.

Una vez estén bien fríos, para que se nos guarden mejor y más tiernos, los podemos poner dentro de una bolsa, de esta manera nos aguantaran más días.