Bundt cake de mandarinas con glaseado

Bundt cake de mandarinas con glaseado
Hoy os dejo un bizcocho de categoría, con una jugosidad máxima y un aroma a mandarina increíble. Este bundt cake está hecho con las mandarinas enteras, con toda su piel, su zumo y con todo su aroma y sabor......si te gustan las mandarinas, te encantará!! Todos sabemos que la parte blanca de la piel de los cítricos es amarga, pero te aseguro que en este bizcocho no se nota; es cierto que tiene un punto entre ácido y amargo pero que queda muy superado con la dulzor, el sabor y el aroma de la mandarina!! Hoy en día mandarinas mandarinas no hay, las llamamos así pero no lo son, quedan muy poquitos mandarinos y suelen ser particulares de algún agricultor; lo que compramos como mandarinas son clementinas y sus variedades. La mandarina que vino originariamente de China, es de menor tamaño que las clementinas, es más dulce, jugosa y olorosa. Tienen la piel muy suelta, por lo que son fáciles de pelar.
Ingredientes
3 huevos L.
200g. de azúcar.
200g. de harina.
3 o 4 mandarinas.
80ml. de aceite de oliva.
Un chorrito de esencia de vainilla.
Un chorrito de licor de mandarina.
1 cta. de levadura en polvo.
1 pizca de sal.

Glaseado:
100g. de azúcar glass.
Zumo de 1 mandarina.
Elaboración
Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo, sin aire.
Lava bien las mandarinas, sécalas y pártelas en trocitos, quitando las semillas si las hay.
Pon los trozos en el vaso de una batidora y tritura bien.
Separa las claras de las yemas de los huevos.
Añade las yemas a la crema de mandarinas y sigue batiendo.
Echa el azúcar y bate todo junto hasta que quede todo bien integrado.
Añade el aceite, el licor de mandarina y el aroma de vainilla, mezcla para que se una bien a la masa.
Tamiza la harina y la levadura y échala en la masa anterior, remueve y mezcla bien.
Monta las claras a punto de nieve con una pizca de sal.
Echa una cucharada de merengue en la crema de mandarinas y remueve con cuidado hasta que esté todo bien mezclado.
Añade el resto del merengue a las masa de mandarinas, y mezcla con movimientos envolventes para que no se bajen las claras y pierdan su volumen.
Pinta con mantequilla o aceite el molde que vayas a utilizar.
Echa la masa en el molde y hornea durante unos 30 minutos o hasta que compruebes que está cocido. No abras el horno en los primeros 20 minutos.
Una vez esté hecho, saca del horno y deja que se enfríe antes de desmoldar.

Vamos con el glaseado de mandarinas:
Exprime el zumo de una mandarina y reserva.
Pon en un bol el azúcar glass y añade un chorrito de zumo, mezcla bien.
Ves echando gotitas de zumo hasta que tenga la consistencia que tu quieras, más espeso o más líquido.
Pon el bundt cake en un plato o bandeja y echa por encima el glaseado; recoge todo lo que vaya cayendo y vuelve a echar el glaseado por encima.
Repite lo mismo todas las veces que haga falta mientras quede glaseado.
El glaseado de mandarina le da un sabor y dulzor extraordinario!!