Cabello de ángel

Ingredientes


Lavar la calabaza.



Cortar
en trozos la calabaza (con piel y todo porque así es más rápido y fácil). Usar
un machete porque es bastante dura.



Cocer
en agua que la cubra.



Cuándo
está la pulpa blanca, que se deshilacha bien y se pincha con un tenedor
perfectamente, sacar del agua para dejar escurrir y enfriar.



Una
vez templada, con los dedos separar la piel y las semillas (para tirar).
Apartar la pulpa y con las manos la vamos dejando deshilachada (hay quién la
bate en batidora, pero yo prefiero que queden hilillos y por eso mejor con la
mano lo hago). Hay quién la cuece una segunda vez deshilachada, pero si ya
quedó tierna la pulpa yo no la vuelvo a cocer. Dejarla escurrir bien una vez
deshilachada.



Pesar
la pulpa ya bien escurrida.



Poner
en una cazuela la misma cantidad que pese la pulpa en azúcar con un chorro de
agua y unas mondas de limón para hacer el almíbar (yo pongo un poco menos de
cantidad de azúcar para que no salga tan dulce).



Cuándo
esté el almíbar jugoso, añadir la pulpa deshilachada e ir removiendo hasta que
coja el punto deseado. Ir corrigiendo de azúcar si se quiere más dulce. Cuando
ves que tiene la textura deseada está listo.



Si sale
algo aguada no pasa nada, al sacarla se escurre lo que sobra y dejar enfriar. Se
puede congelar.

Y ahora a disfrutar esta mermelada en postres, desayunos, comidas...