Carlota o Charlota de granada y vino tinto

Carlota o Charlota de granada y vino tinto
Un postre exquisito elaborado con almíbar de vino tinto, bizcochos de soletilla y bavaroise de granada. ¡Una combinación de sabores adictiva!.
Ingredientes

Ingredientes

- Para el exterior y la decoración

  • Soletillas - 22-24 uds
  • Vino tinto - 250 ml
  • Agua - 250 ml
  • Azúcar - 250 g
  • Hojas de gelatina - 2 uds

- Para la bavaroise de granada

  • Zumo de granada - 500 ml (unas 4 granadas)
  • Huevos L - 2 uds
  • Nata para montar - 500 ml
  • Azúcar - 100 g
  • Hojas de gelatina - 7 uds

Elaboración

Ponemos a calentar el vino tinto, junto con el agua y el azúcar, bien varillados. Cuando comience a hervir, mantenemos la mezcla al fuego unos 10-12 minutos, hasta que espese un poco. Retiramos del fuego y dejamos templar a temperatura ambiente.

Preparamos un molde desmontable de unos 24-26 cm de diámetro. Cortamos los bizcochos de soletilla. Los bañamos ligeramente en el almíbar de vino tinto, retirando el exceso, y los distribuimos por todo el lateral y la base de la carlota. Reservamos en la nevera. El almíbar que sobra lo guardamos para la decoración final.

Exprimimos las granadas hasta conseguir los 500 ml de zumo. Colamos por un fino y ponemos a calentar. Dejamos hervir unos 8-10 minutos, para que pierda un poco de agua y se acentúe el sabor. Retiramos del fuego para que deje de hervir.

En un bol, batimos los 2 huevos. Echamos parte del zumo sobre los huevos batidos, mezclamos y devolvemos toda la mezcla de nuevo al cazo. Continuamos calentando, removiendo continuamente con una pala, hasta que la mezcla alcance los 85 ºC o al pasar un dedo por la pala, el rastro quede marcado. Si la crema no queda muy lisa, podéis refinarla pasándole la batidora de mano.

Hidratamos las 6 hojas de gelatina en agua fría. Separamos un poco de la nata en un cazo y la calentamos lo justo para que se disuelva la gelatina. Reservamos a temperatura ambiente hasta que temple.

Cuando todas las preparaciones estén atemperadas, semimontamos la nata junto con el azúcar, hasta que forme picos pero no esté completamente dura.

Mezclamos la crema de granada con la nata que tiene la gelatina disuelta, que agregaremos colándola, para que no quede ningún grumo de gelatina. Después añadimos la nata montada en 2 tandas, incorporándola con una lengua y movimientos envolventes. Mezclamos concienzudamente y vertemos la mezcla en el molde que tenemos preparado con las soletillas. Alisamos la superficie y golpeamos el molde contra la mesa, para que se asiente la bavaroise. Guardamos en la nevera hasta que solidifique. Unas 4-6 horas.

Pasado este tiempo, hidratamos 2 hojas de gelatina y las disolvemos en unos 200 ml del almíbar de vino tinto restante, que habremos colado y calentado un poquito al fuego. Lo dejamos enfriar y lo vertemos sobre la bavaroise de granada ya cuajada. Guardamos en la nevera hasta que endurezca. En menos de 1 hora ya estará lista para servir.