Casadielles

Casadielles
Vamos a hacer estas deliciosas casadielles, típicas de mi tierra, Asturias.
Ingredientes
Para ello necesitaremos para la masa:

100 ml vino blanco
50 g de mantequilla derretida
50 g de aceite
30 g de manteca de cerdo
1 yema de huevo
1 cucharada de postre de sal
1 sobre de levadura Royal
375 g de harina de repostería

Para el relleno:

200 g de nueces (pesadas sin cáscara)
80 g de azúcar
4 cucharadas grandes de anís
4 cucharadas grandes de agua

Para aromatizar el aceite de freír:

canela en rama
piel de un limón
unas gotas de anís
Elaboración
Preparamos la masa:

Batimos el vino con el aceite y la sal.Una vez bien emulsionado, incorporamos la mantequilla derretida y la manteca de cerdo, que ha de estar a temperatura ambiente. Después agregamos la yema de huevo y por último la levadura y la harina, tamizada y de poco en poco, para que la masa vaya cogiendo consistencia hasta el punto que esté blandita, pero sin pegarse a las manos. Quizás os pida un poco más o menos de harina, tenéis que ir cogiéndole el punto.

Extendemos la masa con un rodillo formando una capa de un grosor de más o menos 1 centímetro. Doblamos la masa en dos pasos, primero a la mitad (de abajo hacia arriba) y segundo de izquierda a derecha (formando un cuadrado).

Volvemos a repetir el extendido con el rollo y el doblado 2 veces más.

Dejamos reposar la masa tapada con un trapo unas 2 o 3 horas.

Una media hora antes de poder utilizar la masa, preparamos el relleno y aromatizamos el aceite.

El relleno es muy fácil de hacer, el trabajo lo lleva el abrir un montón de nueces y separar bien de las cáscaras el fruto, para no encontrar sorpresas una vez que vayamos a hincar el diente!!!!! Cogemos las nueces peladas, el azúcar, el anís y el agua. Formamos un engrudo batiendo todo y buscando que las nueces queden bastante trituradas (como un puré con algún tropiezo).

Aromatizamos en la sartén el aceite con el que vamos a freír las casadielles. Para ello, freímos a fuego lento, una rama de canela, una cáscara de limón y echamos también unas gotas de anís. Lo dejamos 10 minutos cogiendo aromas. Reservamos el aceite.

Una vez podamos trabajar la masa, la extendemos con el rodillo hasta tener una lámina de grosor 0,5 centímetros. Cortamos cuadrados de 12*12 centímetros. Rellenamos la linea central de cada cuadrado con relleno y formamos la casadiella plegando la masa de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo por encima (formando un rectángulo). Utilizamos un tenedor para unir bien los bordes de masa (tanto el central como los dos laterales).

Sólo nos queda freír, a fuego medio, en el aceite previamente aromatizado, las casadielles. Poner la cara donde tenemos la unión de la masa hacia abajo, para evitar que se abra.

Cuando estén bien doraditas, sacamos del fuego, retiramos el exceso de aceite con papel de cocina y las cubrimos bien de azúcar.

Servir una vez estén frías. Aviso importante!!!! engordan con sólo mirarlas, así que consumir con precaución, jajajajaja.