Cheesecake de crema de Kinder Bueno

Cheesecake de crema de Kinder Bueno
Esta es una adaptación de dos recetas, y aunque tiene varios pasos, es fácil y está riquísima. Mi aportación es la base de galletas de chocolate y la cubierta de Cacao Puro en polvo. Espero que os guste. La primera receta en la que me baso es la receta de la crema Kinder del blog de La Juani de Ana Sevilla, con las dos posibilidades de hacerla, de forma tradicional, o con Thermomix. La segunda receta en la que me baso es en la Cheesecake de Nutella sin horno del canal de Youtube de Quiero Cupcakes.
Ingredientes

Crema Kinder Bueno:

  • 50 gr. avellanas 
  • 70 gr. azúcar 
  • 150 gr. chocolate blanco 
  • 25 gr. leche en polvo (o 15 gr. Maizena)
  • 50 gr. aceite girasol 
  • 50 gr. mantequilla 
  • pellizco sal 
  • 1 cucharadita vainilla (o sobre azúcar vainillada) 
  • 130 gr. leche Ganache (opcional, es sólo para decorar) 
  • 100 gr. de chocolate negro para postres picado en trocitos pequeños 
  • 100 ml. de nata para montar de 35% materia grasa 

Base de galletas:

  • 250 gr. galletas María Oro Chocolate de Cuétara (esto es opcional, también se pueden utilizar las galletas María normales o las hojaldradas, de cualquier forma queda muy rico)
  • 120 gr. mantequilla sin sal 
  • 50 gr. avellanas trituradas 

Cheesecake:

  • 7 gr. gelatina en polvo sin sabor o grenetina (se puede sustituir por 4 hojas de gelatina neutra, pero en este caso seguir las indicaciones del fabricante) 
  • 40 ml. agua fría 
  • 500 gr. queso crema fría (tipo Philadelphia) 
  • 350 gr. de nuestra crema Kinder Bueno (opcional, reservar un par de cucharadas para hacer la decoración) 
  • 40 gr. azúcar glas (azúcar impalpable) 
  • 200 ml. nata para montar de 35% M.G 

Decoración:

  • cacao puro en polvo desgrasado 0% 
  • azúcares añadidos Valor (u otra marca similar)
Elaboración
Crema Kinder Bueno:
Hay que empezar haciendo la crema de avellanas o Crema Kinder, que deberá reposar varias horas en la nevera, mejor si reposa toda la noche. Os dejo las dos posibilidades de hacerla, de modo tradicional y con Thermomix (u otro robot similar).

Tradicional:
1.- Triturar con un molinillo las avellanas con el azúcar. Reservar.

2.- En un cazo al fuego bajo, fundir el chocolate con el aceite, mantequilla, sal, vainilla y leche normal.

3.- Añadir las avellanas con el azúcar molidas y la leche en polvo (o Maizena) triturar toda la mezcla bien con una batidora de mano (la Minipimer o Túrmix de toda la vida).También se puede usar una batidora de vaso, lo que vosotras utilicéis habitualmente.

4.- Llevar al fuego de nuevo sin dejar que hierva, deberá quedar líquido como una crema poco espesa. Dejar enfriar unas horas en la nevera, mejor de un día para otro para que tome la consistencia deseada.


Thermomix:
1.- Triturar las avellanas con el azúcar, 20 segundos a velocidad 10.

2.- Añadir el chocolate blanco y leche en polvo, 10 segundos a velocidad 10. Bajar restos hacia las cuchillas.

3.- Agregar el aceite, mantequilla, sal y vainilla, 20 segundos a velocidad 10. Bajar restos de nuevo.

4.- Por último la leche, 4 minutos 50º a velocidad 6. Dejar enfriar unas horas en la nevera, Mejor toda la noche.


Ganache (opcional, solo para decorar):
Calentamos la nata hasta que esté a punto de hervir, en un cazo al fuego, o en el microondas. Una vez caliente la vertemos sobre el chocolate. Dejamos reposar aprox. 1 minuto y luego, con unas varillas, mezclamos hasta que esté todo perfectamente integrado.

Dejar reposar la mezcla y taparla a piel, es decir, que con papel film de plástico tapamos el bol, pero el film hay que bajarlo hasta que toque el chocolate y lo cubra perfectamente. De esta forma evitamos que se forme una costra sobre la crema.

El tiempo de reposo deberá ser mínimo durante 4 horas a temperatura ambiente. Si la hacemos con antelación conservamos la ganache en la nevera, y un rato antes de que vayamos a utilizarla, la sacamos de la nevera y la dejamos a temperatura ambiente para que coja temperatura y la podamos utilizar.


Base de galletas:
Ponemos los 250 gr de galletas en un procesador de alimentos o similar para triturarlas bien. También se pueden triturar a mano metiendo las galletas en una bolsa par alimentos tipo zip y con un rodillo ir partiéndolas hasta conseguir miguitas.

Una vez trituradas las ponemos en un bol. En un molinillo o procesador de alimentos trituramos los 50 gr. de avellanas y las añadimos en el bol junto con las migas de galletas. Ponemos los 120 gr. de mantequilla en trozos en un tazón y la llevamos 20 segundos al microondas para calentarla hasta que esté completamente derretida.

Si se necesita volvemos a repetir la operación, pero con cuidado. La mantequilla líquida la añadimos al bol de las galletas y las avellanas y removemos hasta tener una mezcla homogénea. Para comprobar si la mezcla está lista la presionamos con la espátula, y si la galleta queda compacta y prensada, ya podemos hacer la base de nuestra tarta.

Vertemos toda la mezcla de galletas en el molde y presionamos con la espátula de silicona, o con un vaso que tenga la base plana, hasta conseguir que la base tenga el mismo grosor por todos los sitios.
Una vez lista la llevamos a la nevera durante 15 minutos. Mientras seguimos con la receta.


Cheesecake:
Comenzamos poniendo, en un cuenquito apto para el microondas, la gelatina en polvo con el agua fría para que se hidrate. Removemos un poquito y la dejamos reposar durante 10 minutos. Pasado el tiempo, la gelatina tiene una consistencia como de esponja.

La llevamos al microondas unos segundos para derretirla y volverla totalmente líquida. Reservamos. En un bol ponemos el queso crema frío junto con la crema de Kinder, y tamizamos encima el azúcar glas. Con una batidora de varillas batimos durante 1 minuto a velocidad media o hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

Añadimos la nata, y batimos 1 minuto a velocidad media para que se monte un poquito. Es muy importante no batir demasiado la mezcla ya que la nata se podría cortar y estropearía toda la preparación. Removemos un poquito con una espátula de silicona para homogeneizar y romper burbujas de aire que se hayan podido formar.

Ya tenemos la preparación lista para ponerla en el molde. Sacamos el molde de la nevera y ponemos toda la crema en su interior, sobre la base de galletas. Con una espátula o una cuchara la repartimos bien por todo el molde, porque al tener una textura muy cremosa no se expande sola.

Hay que tener cuidado e ir como presionando hacia abajo con la espátula para que no queden huecos dentro de la crema. Alisamos bien la parte superior y llevamos a la nevera durante una hora como mínimo. Pasado este tiempo sacamos la cheesecake de la nevera, y desmoldamos con mucho cuidado.


Decoración:
Espolvoreamos el cacao en polvo con ayuda de un colador para que no se formen grumos. En una manga pastelera, con la boquilla que más nos guste, ponemos la crema Kinder reservada, y en otra manga pastelera, con otra boquilla, ponemos la Ganache.

Vamos haciendo copetes intercambiando las dos cremas. También podemos decorarla con unas chocolatinas Kinder y trocitos de avellanas.


Conservación:
Como es una tarta fría que además lleva queso, debe conservarse en la nevera.