Cheesecake de plátano y dulce de leche (sin horno)

Dicen que cuando una receta entra por los ojos, cuando se te pone entre ceja y ceja, no te queda otra que hacerla.
Ingredientes

  • 3 plátanos o bananas 
  • 15 galletas (a mí me pirran las Campurrianas) 
  • 3 cucharadas mantequilla 
  • 400 gr. queso crema 
  • 250 gr. nata para montar 
  • 1 taza azúcar glas 
  • 1 cucharadita vainilla en pasta o esencia 
  • 10 gr. grenetina / gelatina sin sabor en polvo o 6 hojas de gelatina 
  • 1 bote dulce de leche 
  • zumo de limón

Elaboración
1.- Derretimos la mantequilla en el microondas hasta que este oleosa. Unos 15 -20 segundos bastarán. Dejamos atemperar para evitar quemarnos.

2.- Mi molde es de 18 cm. y desmontable. Vamos a forrarlo con acetato para que no se nos pegue la crema a las paredes y podamos montarla y desmoldarla fácilmente. Si usáis uno de silicona, no os hará falta aunque yo os recomiendo que lo hagáis. El desmoldado queda más hermoso.

3.- Empezaremos triturando las galletas con ayuda de un procesador o de un rodillo (es un desestresante magnífico). Debe quedar una textura algo arenosa y no demasiado fina.

4.- Vamos a mezclar la mantequilla con la galleta triturada asegurándonos de que completamente impregnada.

5.- La depositamos en el fondo del molde a utilizar presionando bien para que nos quede una base compacta y sin grietas. Nos ayudamos de una cucharada o de un pequeño vaso. Vamos a refrigerarla mientras preparamos los demás ingredientes a utilizar.

6.- Primera parte finalizada. Para la masa de nuestro cheesecake empezamos diluyendo la gelatina en agua fría y dejamos que se hidrate por completo. Tardará unos 15 minutos.

7.- Pelando los plátanos y a cortándolos en rodajas de 1 cm. de grosor más o menos. Vamos a intentar que sean todas iguales.

8.- Los rociamos con zumo de limón (para evitar que se oxiden, que se vuelvan negros) y sacando el molde de la nevera vamos a colocar una especie de cordón con dulce de leche en todo el alrededor de la base. Una manga pastelera nos ayudará a hacerlo sin demasiadas complicaciones. Usa la boquilla que quieras o simplemente no uses. Corta la punta y listo.

9.- Sobre este cordón colocaremos unas rodajas de plátano apoyándolas en la pared del molde (como si de una pared se tratara) y sobre la base, las demás, Cubriremos completamente.

10.- Para evitar que se caigan las rodajas apoyadas, haremos de nuevo otro cordón de dulce de leche. Vuelta a la nevera. A refrigerarse hasta el próximo paso.

11.- Mientras vamos depositando el queso crema en un bol un poco amplio o en el de la batidora.

12.- Tamizamos sobre él, el azúcar glas. Agregamos la vainilla y batimos hasta obtener una mezcla muy cremosa y sin ningún grumo.

13.- Y ya para finalizar, la nata que tiene que estar recién salidita de la nevera. Últimamente me sale de lo más espesita. Genial para montarla.

14.- Montamos la mezcla hasta conseguir que espese. Vamos a reservar una cucharada de esta crema para la decoración. Guardémosla en la nevera y tapada con papel film.

15.- Como ya nuestra gelatina estará bien hidratada, vamos a darle un golpe de calor para diluirla. NO vamos a dejar que hierva. Pierde sus propiedades si lo hace. Os enseño otra manera de hacerlo. Vamos a usar un par de cucharadas de leche que pondremos en un plato.

Escurrimos lo más que podamos la gelatina y la agregamos a esta leche. Calentamos en el microondas medio vasito de leche que iremos agregando poco a poco a nuestra mezcla de gelatina. Removemos y cuando se disuelva rápida y completamente, ya estará lista. El sobrante de leche lo apartamos.

16.- Para atemperarla vamos a mezclarla con una cucharada de la crema preparada y removemos bien para que queden los dos bien integrados.

17.- Pasamos la mezcla al bol y batimos suavemente hasta integrar bien toda la preparación. Tiene que quedarnos bien cremosa.

18.- Y ya para finalizar nuestra tarta, añadimos esta crema al molde que tenemos aguardando en la nevera de manera que quede todo el plátano cubierto.

19.- Alisamos la superficie con una espátula, tapamos el molde con papel film, evitando que toque la superficie cremosa y a enfriar en la nevera. En unas 4 o 6 horas lo tendremos listo pero mejor si lo dejamos toda la noche.