Galletas de mantequilla (especial San Valentín)

La receta de galletas de mantequilla que os propongo hoy es muy fácil de hacer. Las galletas resultan muy tiernas y con un sabor increíble. Yo las he cortado en forma de corazón para el día de San Valentín, pero se pueden cortar en la forma que más os gusten. Estas galletas de mantequilla se pueden utilizar para cualquier ocasión especial (cumpleaños, bautizos) incluso para decorarlas con fondant.
Ingredientes
  • 280 gr. harina de fuerza 
  • 150 gr. mantequilla 
  • 70 gr. azúcar glas (impalpable) 
  • 40 gr. miel 
  • 1 huevo 
  • pizca de sal 
  • 5 ml. esencia vainilla 
  • ralladura de medio limón 
  • 5 gr. polvo para hornear 
  • mermelada de fresa
Elaboración
Importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. La mantequilla al punto de pomada. Se pone la mantequilla en un bol grande y se va a batir con unas varillas manuales o eléctricas hasta que se pone cremosa. Luego se añade el azúcar glas o impalpable y se va a batir hasta que esté bien incorporado.

A continuación se añade la miel, la esencia de vainilla y el huevo. Se va batiendo hasta que se incorporan. Se recoge la mezcla con una espátula y a continuación se va a tamizar sobre ella la harina junto con la sal y el polvo para hornear.

Se tamiza una parte y se incorpora con la ayuda de la espátula. Y así hasta que la toda la harina se haya incorporado. Se forma la masa en una bola y se coloca sobre papel film. Se envuelve y se aplasta un poco para dejarla en una capa no muy gruesa.

Se lleva al frigorífico para una hora y media más o menos. Una vez enfriada la masa se saca y se va a colocar sobre papel sulfurizado, se le coloca otro trozo de papel sulfurizado por encima y se va a estirar con un rodillo, despacio, hasta que vamos a obtener una capa finita de unos 2-3 mm de grosor.

Entonces se va a escoger el cortador de galletas de nos guste, en mi caso en forma de corazón, y se cortan las galletas. Si se cortan en forma de corazón se necesitan 2 cortadores, uno más grande y otro más pequeño. Primero se corta toda la masa con el cortador grande y luego a la mitad de las galletas se les cortan en el medio con el cortador pequeño.

Para obtener los bordes se tiene que sacar la masa del medio, que en mi caso fueron unos corazones más pequeños que los he horneado tal cual. Se colocan las galletas en una bandeja forrada con papel sulfurizado o papel para hornear y se llevan al horno precalentado a 200ºC o 356º F para 10-12 minutos o hasta que los bordes se ven un poco dorados.

Los corazones vacíos como son finitos se van a hornear la mitad del tiempo. La masa sobrante se forma en una bola y se lleva al frigorífico para enfriarla, luego se estira y se cortan otras galletas. Una vez horneadas las galletas se sacan sobre una rejilla para que se enfríen.

A los bordes de las galletas (los que están vacíos) se les va a espolvorear azúcar glas por encima y se apartan. La mermelada hay que batirla un poco antes de utilizarla para que este más fluida y homogénea. Luego se van a untar las galletas enteras es decir los corazones enteros y luego se les colocan los bordes por encima.

Así quedan bien vistosas y sobre todo deliciosas. Espero que os guste la idea y que preparéis vosotros también estas ricas galletas de mantequilla. Son ideales para San Valentín o para cualquier otra ocasión.