Rollo suizo o brazo de reina (tierno y esponjoso)

El rollo suizo o brazo de reina es sin duda uno de lo más esponjosos y tiernos bizcochos que he probado. Además es muy fácil de hacer y en poco tiempo. Se puede rellenar con cremas o mermeladas al gusto.
Ingredientes

  • 6 huevos calibre L 
  • 60 ml. aceite 
  • 100 gr. azúcar para las claras 
  • 60 gr. azúcar para las yemas 
  • 120 gr. harina 
  • 1 gr. polvo para hornear 
  • 5 ml. esencia de vainilla 

Opcional:

  • almíbar con agua y azúcar 

Para decorar:

  • coco rallado

Elaboración
Primero se van a montar las claras al punto de nieve. Cuando están por la mitad montadas se empieza a añadir los 100 g azúcar poco a poco. Cuando ya están montadas se apartan y se continua con las yemas. Sobre ellas se añade la esencia de vainilla y el azúcar y se van a batir hasta que se van a blanquear y doblen su volumen.

Luego se añade poco a poco el aceite mientras que se sigue batiendo. A continuación se va a empezar a añadir la mitad de las claras montadas sobre las yemas. Con una espátula se echa una cantidad de claras y se incorpora con movimientos largos y envolventes para no perder mucho aire.

La otra mitad de las claras la reservamos para el final. Una vez que se haya incorporado la primera mitad de las claras se va añadiendo la harina tamizada y el polvo para hornear. Se incorporan despacio con los mismo movimientos largos y envolventes.

Y luego al final se incorpora el resto de las claras montadas. A continuación se prepara una bandeja apta para el horno que se tiene que forrar con papel vegetal o sulfurizado. Es aconsejable de untar la bandeja con aceite y también el papel de horno por la parte de fuera.

De esta forma el bizcocho se va a despegar más fácil después del horneado. Las dimensiones de mi bandeja son de 33 cm de largo por 23 cm de ancho. El horno se tiene que precalentar a 180ºC con calor arriba y abajo. Se coloca la masa de nuestro rollo suizo en la bandeja y con una espátula se va extendiendo bien por toda la superficie de modo uniforme.

Antes de poner la bandeja al horno se les da dos golpes secos de la mesa para sacar fuera las posibles burbujas de aire. Se lleva la bandeja al horno para 20-25 minutos aproximadamente. Probar con una palillo para ver si está hecho.

Cuando está listo se saca del horno y se le pone un paño limpio y húmedo por encima, de esta manera se va a mantener la humedad del bizcocho. Se deja así unos 10 minutos, así se va enfriando también. La mermelada de fresa que yo he utilizado como relleno la he batido un poco antes con unas varillas para que este un poco más fluida. Así se maneja mejor y se va extendiendo fácil.

Cuando el bizcocho se haya enfriado se saca de la bandeja y se le pone otro papel por encima y luego se le da la vuelta. De esta manera se le puede quitar con cuidad el papel de la base. Se va a untar con una capa fina de mermelada por toda la superficie y después con cuidado se va a empezar a enrollar ayudándonos siempre del papel.

Se enrolla un poco, se presiona ligeramente, se echa el papel para atrás y se le da una vuelta más. Y así hasta que esté enrollado de todo. Se envuelve en el papel de horno y también en un paño limpio y se deja así por lo menos 2-3 horas.

Luego se puede sacar sobre una fuente y de modo opcional se puede empapar con un poco de almíbar hecho de agua y azúcar y al final se puede adornar con coco rallado. Y ya está listo nuestro rollo suizo. Resulta muy tierno y esponjo y con un sabor increíble.

Espero que os haya gustado esta receta de rollo suizo o brazo de reina y que lo preparéis vosotros también. ¡Hasta la próxima!