Cookies de chocolate blanco, arándanos rojos y semillas de chía

Cookies de chocolate blanco, arándanos rojos y semillas de chía
Cookies crujientes por fuera y blanditas por dentro, riquísimas y sin huevo
Ingredientes
200 gramos de harina de trigo
50 gramos de semillas de chía
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
130 gramos de mantequilla
100 gramos de chocolate blanco
130 gramos de azúcar moreno
20 gramos de harina de maíz
1 cucharadita de extracto de vainilla
Pepitas de chocolate blanco al gusto
Arándanos rojos secos picados
Elaboración
Como estas cookies necesitan reposo, no precalentaremos el horno de momento.

Lo primero será mezclar los ingredientes secos en un bol: la harina de trigo, las semillas de chía, la levadura, el bicarbonato, la sal y la harina de maíz.

Por otro lado, fundiremos la mantequilla con el chocolate blanco en el microondas o al baño maría. Yo lo hago siempre en la función de descongelar de mi microondas y voy de minuto en minuto revolviendo, en un par de minutos lo tendréis listo.

Una vez derretido, lo mezclamos con el azúcar moreno y la vainilla hasta que se integre bien. A continuación, añadiremos los ingredientes secos, poco a poco para que se integren bien. Yo empecé a mezclar a mano con unas varillas y después me pasé a una lengua repostera.

Por último, añadiremos las pepitas de chocolate blanco y los arándanos rojos secos picados. Cuando la mezcla esté homogénea, la pasamos a un film y la dejamos reposar en la nevera una media hora.
Pasados 20 minutos, precalentaremos el horno a 180ºC durante los 10 últimos minutos.

Sacamos de la nevera y hacemos bolitas de masa. Hay que tener en cuenta que se expandirán en el horno debido a la mantequilla, así que dejad separación entre ellas al colocarlas en la placa de horno. Aplasto ligeramente las bolitas y las decoro con un poco más de arándanos picados y de pepitas de chocolate.

Horneamos uno 15 minutos a 180ºC. Al sacarlas del horno son muy frágiles, así que las dejaremos enfriar por completo en una rejilla. Y a disfrutarrrrrrrr.