Flan de Maizena y cómo convertirlo en una deliciosa tarta

¿Qué os parece este flan? Está de lo más delicioso y es muy requetefácil de hacer. Un rico flan casero de Maizena con un sabor dulce y muy suave. Y si lo dejas cuajar en un hermoso molde, podrás convertirlo en una espectacular tarta. ¿Me acompañas? Y si te gusta lo que ves, no dejes de suscribirte a mi canal y darme un like. Activa también la campanita y así recibirás notificación cada vez que tengamos una receta nueva. Venga. ¡acompáñame!
Ingredientes
  • 1 litro de leche entera 
  • 80 gr. de Maizena 
  • 100 gr. de azúcar blanco
  • 2 yemas de huevo 
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla 
  • 1 ramita de canela 
  • caramelo líquido
Elaboración
Preparamos el molde a utilizar. Caramelizamos toda la base y un poco las paredes laterales. No vamos a ser rácanos. No te preocupes si no tienes este molde. En casa queríamos vestirlo de fiesta. Lo convertimos en una tarta de cumpleaños.

Tú puedes utilizar cualquier molde redondo no superior a 18 cm. de base o una flanera de aluminio. Te va quedar perfecto en ellos también. En un bol vertemos dos vasos de leche y reservamos. En una cazuela con fondo agregamos el resto de la leche junto con el azúcar y la rama de canela.

Cuando empiece a hervir, apagamos el fuego, tapamos y dejamos enfriar mientras va infusionando la canela. Cuando podemos manipular bien la leche sin quemarnos demasiado, retiramos la canela y colamos para evitar los posibles restos.

Volvemos de nuevo a la cazuela comprobando que esté libre de restos de rama de canela. Agregamos la maicena a la leche fría (la que habíamos reservado en el bol) y removemos bien hasta que nos quede disuelta completamente y sin grumos.

Volvemos a la leche caliente. La ponemos a cocinar a fuego medio - bajo. Agregamos el azúcar y removemos bien para integrarlo. Cuando el azúcar esté disuelto agregamos la leche con Maizena. Removemos bien otra vez para despegarla de la base.

Vamos a dejar que espese completamente. Para evitar que se pegue al fondo de la cazuela, no dejaremos de remover. Cuando haya adquirido consistencia, agregamos la vainilla y las yemas de huevo que batiremos un poco con el fin de destruir su estructura.

Batiremos enérgicamente para integrar y para evitar a su vez, que las yemas se cocinen y cuajen. Apagamos el fuego y vertemos seguidamente la mezcla obtenida al molde ya preparado. Repartimos bien por toda la superficie, le damos un pequeño bailoteo para que quede bien homogéneo y tapamos a piel con papel film para evitar así que se forme una posible costra.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego directa a la nevera. Si puedes dejarla de un día para otro mejor que mejor. Aquí ya solo te quedaría desmoldar con cuidado y disfrutarlo pero nosotros fuimos un poco más para allá.

Después de cuajarlo completamente en el frigorífico, lo congelamos por un tiempo de unas 4 a 6 horas. Y mientras esperamos a que se congele, vemos el video y nos suscribimos al canal. No nos vamos a olvidar tampoco de activar la campanita para recibir las notificaciones de recetas nuevas y de comentar.

Desmoldamos (con este molde, es una maravilla), pintamos con espray de color, traspasamos a la fuente de servir y lista nuestra tarta de cumpleaños. Ya solo quedó esperar a que se descongelara completamente y ¡a soplar velas!