Flan de naranja sanguina (sin huevo)

Flan de naranja sanguina (sin huevo)
Este flan es un postre ligero y muy refrescante, perfecto para terminar una buena comida. El flan de naranja es de por si una delicia para el paladar, pero si lo haces con naranjas sanguinas es todo un espectáculo también para la vista. La naranja sanguina, además de ser una fruta muy sabrosa, tiene unas virtudes nutricionales muy importantes y es excelente para hacer postres, ya que aporta sabor y un color precioso.
Ingredientes

  • 250 ml. de zumo de naranja sanguina
  • 200 ml. de nata para montar
  • 180 gr. de leche condensada
  • 5 hojas de gelatina
  • 1 o 2 naranjas sanguinas
  • 70 gr. de azúcar

Elaboración
Mezcla en un cazo el zumo de las naranjas, la nata y la leche condensada. Pon el cazo a fuego lento hasta que hierva, y sin dejar de remover para que no se pegue. Nada más empiece a hervir apaga el fuego y reserva.

Pon las hojas de gelatina en remojo con agua fría durante unos 5 minutos o hasta que veas que están blandas. Escurre las hojas de gelatina, añádelas a la crema de naranja caliente y remueve bien hasta que se disuelvan. Pasa la crema obtenida por un colador.

Haz un caramelo dorado con el azúcar y unas gotas de agua. Pon el caramelo en un molde y muévelo para que se reparta por todo el fondo y por las paredes. Echa toda la crema de naranja sobre el caramelo y deja que se cuaje en la nevera durante unas 12 horas, mejor de un día para otro.

Pela una naranja y quita con cuidado la piel blanca. Separa los gajos de naranja y quita la pielecita que los recubre. Desmolda el flan con cuidado sobre un plato o fuente. Sirve el flan decorado con los gajos de naranja pelados.

Cuando desmoldes el flan, te darás cuenta de que el caramelo que has puesto en el fondo del molde se habrá mezclado con la gelatina del flan y se habrá convertido en una gelatina de caramelo buenísima.