Flan de queso ligero de la abuela

Ingredientes
Para 8 personas:

200 ml de leche semidesnatada a temperatura ambiente
1 sobre de cuajada (yo utilicé royal)
Queso de untar light (1 tarrina de 200gr)
2 bricks de 250 ml de nata para montar ligera
140 gr de azúcar
3-4 cucharadas soperas de azúcar para hacer el caramelo
6 porciones de quesitos tipo el caserío light
1 paquete de galletas sin azúcares añadidos

Elaboración
Lo primero que vamos a hacer es caramelizar el molde. Yo no me voy a complicar y lo voy a hacer en el microondas, pero podéis hacerlo en su versión tradicional.

Para hacerlo en el microondas, echamos en nuestro molde 4 cucharadas soperas de azúcar y un chorrito de agua, para que el azúcar quede mojado y no se queme. Ojo con el molde que vayáis a utilizar. Que sea de cristal o cerámica o de silicona de calidad, ya que el caramelo coge una elevada temperatura y podría derretirlos.

Introducimos en el microondas a potencia máxima unos 40 segundos y lo sacamos para comprobar si se ha mezlcado un poquito y se ha quedado con una textura de jarabe.

Volvemos a introducirlo en el micro en tandas de minuto en minuto (aprox. 5), hasta que veamos que poco a poco empieza a espesar y a tener color clarito. En este momento lo sacamos, ya que al enfriar cogerá un tono más oscuro.

Esperamos a que enfríe, y en este momento es cuando volcaremos en él la preparación que os explico a continuación.

Ponemos a calentar una olla con los dos tipos de queso, el azúcar, 100 ml de leche y la nata.

Cogemos un vaso, vertemos los otros 100 ml de leche y deshacemos el sobre de cuajada. Removed bien hasta que se disuelva totalmente. No pueden quedar grumos.

Una vez que esté disuelto, lo añadimos al cazo y mezclamos bien con la ayuda de unas varillas. Posteriormente mezclamos con la batidora para que quede una mezcla más homogénea y el flan sea más suave.

Lo dejamos cocinar hasta llevarlo a ebullición. En este momento, bajamos el fuego y dejamos uno o dos minutos sin dejar de remover. Retiramos.

Vertemos el contenido en el molde que previamente hemos caramelizado y cubrimos con galletas.

Dejamos enfriar un rato y metemos en la nevera unas 8 horas.

Solo queda desmoldar y disfrutar.