Galletas de azúcar para decorar (Sin huevo)

Galletas de azúcar para decorar (Sin huevo)
Estos abetos navideños son deliciosos y nos acercan al mundo de las galletas decoradas.
Ingredientes

Para las galletas

  • Mantequilla - 115 g
  • Azúcar - 100 g
  • Yogur griego - 1 cda
  • Extracto de vainilla - 1 cdta
  • Harina - 190 g
  • Sal - 1/4 cdta

Para la decoración

  • Sprinkles variados
  • Azúcar - C.S.
  • Leche - C.S. (para pintar algunas galletas)
  • Azúcar glace - 50 g
  • Agua, zumo de limón, zumo de naranja - 1'5 cdta (al gusto)
  • Colorantes alimentarios
Elaboración

En un bol, trabajamos la mantequilla hasta que esté muy cremosa. Añadimos el azúcar y mezclamos bien. Incorporamos el yogur y la vainilla. Tamizamos la harina, junto con la sal, y mezclamos con una cuchara o una lengua poco a poco. Cuando la masa se empiece a amalgamar, terminamos de unirla con la mano hasta que se forme la pella. Envolvemos en papel film y enfriamos en el frigorífico hasta que endurezca.

Una vez fría la masa, la extendemos sobre una superficie enharinada. Hay que darle un grosor de unos 5-7 mm. Cortamos las galletas intentando aprovechar el espacio de masa al máximo.Disponemos las galletas en una bandeja de horno, sobre papel de hornear, y comenzamos a decorar algunas de ellas. Pintamos su superficie ligeramente con leche, para pegar los sprinkles. Podemos pasarlas por azúcar o por perlitas multicolores, o distribuir estrellitas y bolitas.
Volvemos a refrigerar las galletas, para que endurezcan. Mientras tanto, precalentamos el horno a 180ºC, con el calor arriba y abajo. Cuando esté bien caliente, metemos la bandeja de galletas, colocándola en la mitad del horno y cocemos durante 11-12 minutos, hasta que empiecen a coger color. Al sacarlas del horno, las dejamos 5 minutos en la bandeja y después las trasladamos a una rejilla para que terminen de enfriar.

Preparamos un glaseado blanco con el azúcar glace y el agua (o el zumo). Tiene que quedar un poco espeso, pero que fluya. Lo dividimos en partes y lo coloreamos. Metemos cada color en cornetes de papel de hornear.
Cuando las galletas estén bien frías, terminamos de decorarlas. Podemos dibujar árboles abstractos, hacer líneas a modo de espumillones, espolvorear azúcar granulado sobre las líneas recién pintadas, o simplemente jugar con zigs-zags.
CONSEJOS:

Hay que dejar que sequen bien antes de guardarlas, para que no se estropeen las decoraciones. Es mejor conservarlas en un recipiente hermético, para que se mantengan crujientes.