Galletas de chocolate super crujientes

Hoy os traigo la receta de unas galletas de chocolate buenísimas no, ¡deliciosas! Además que son muy fáciles de hacer, en poco tiempo y con pocos ingredientes. Resultan muy crujientes y con un sabor espectacular. Ahora os voy a dar una idea. Podéis hacer las galletas junto con vuestros hijos, en familia, os aseguro que es muy divertido y los niños seguro disfrutarán mucho. Vamos con la receta de nuestras galletas de chocolate.
Ingredientes

  • 300 gr. harina común 
  • 200 gr. mantequilla al punto de pomada 
  • 150 gr. azúcar de caña integral sin refinar (panela) 
  • 50 gr. cacao puro 
  • un huevo 
  • una pizca de sal 
  • media cucharadita de canela en polvo 
  • una cucharadita de extracto de vainilla 

Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente

Elaboración
Primero se tamiza la harina y el cacao en un bol. Se le añade la pizca de sal y se mezclan bien los 3 ingredientes luego se aparta el bol. Luego en otro bol se añade la mantequilla que ya está al punto de pomada y el azúcar. Si no os gusta el azúcar tipo panela podéis sustituirlo con azúcar blanco normal.

A continuación se mezclan muy bien los dos ingredientes con la ayuda de unas varillas manuales hasta que se obtiene una mezcla cremosa. Una vez obtenida la crema se añade el huevo y se sigue removiendo hasta que este bien incorporado. Se añade también la esencia de vainilla y la canela en polvo.

Se incorporan también y a continuación se empieza a añadir poco a poco la mezcla de harina con cacao. Se remueve con un tenedor para incorporar la harina hasta que la masa nos permite. Cuando ya no se puede se empieza a remover con la mano para terminar de incorporar la harina.

No hace falta amasar mucho, solo muy poco para que la harina y el cacao estén bien incorporados. Se tiene que obtener una masa blandita y un poco quebradiza. Se saca del bol sobre la mesa de trabajo y se amasa un poco para darle la forma de un rulo.

Luego se envuelve en film de cocina y se lleva al frigorífico para 30 minutos. Después de este tiempo se saca de la nevera y vais a observar que la masa ha endurecido. Se saca sobre la mesa de trabajo y se corta en dos partes iguales.

Se deja la primera parte en la mesa para estirarla con la ayuda de un rodillo. La otra parte se guarda en la nevera para que no se ponga blanda. Primero se espolvorea harina sobre la mesa de trabajo y luego se forma una bola con la masa. Se le espolvorea harina por la superficie y también se le pone un poco al rodillo.

Para evitar que se pegue de la masa. Se estira la masa para formar una plancha finita, con un grosor de 0,3 cm aproximadamente. Luego se van a cortar las galletas con un cortador de galletas y de la forma que más os guste, redondas, cuadradas, rectangulares.

Yo las he cortado con un cortador redondo y luego les hice varios dibujos con la ayuda de un sello para galletas. Resultan muy bonitas. Pero si no tenéis, se pueden cortar las galletas con un vaso mediano. Luego se van a colocar en la bandeja del horno forrada con papel vegetal.

Todo el proceso se tiene que hacer rápido si en vuestras cocinas hace calor, eso para que la masa no se ponga demasiado blanda porque va a ser más difícil de manejarla. Una vez que la bandeja esta completa con galletas se lleva al horno precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo para 12-15 minutos.

Hay que vigilar las galletas porque cada horno es un mundo. En cuanto se observan que han endurecido y han pasado por lo menos 12 minutos se pueden sacar. Una vez horneadas se sacan de la bandeja sobre una rejilla o un paño limpio para que se enfríen.

Y se continua hacer el mismo procedimiento hasta que se termina toda la masa. Podéis guardar las galletas para una semana en cajas especiales o un recipiente metálico. Estarán igual de ricas igual que en el primer día. Podéis utilizar estas galletas de chocolate para decorar con glaseo, con fondant o simplemente consumirlas así tal cual, están igual de ricas.

A los amantes de chocolate estoy segura que les van a encantar.