Galletas de limón, receta fácil y rápida

Os recomiendo que preparéis esta receta, vais a ver qué espectáculo, se hacen fácil y rápidamente por poco dinero y el resultado es más que delicioso. En una fiambrera aguantan muchos días perfectamente. Si cabe aún, más ricas con el paso de los días, con un saborcito a limón, con una textura tierna en el interior y el toque crujiente que le da el azúcar glas por el exterior. Esto las hace irresistibles.
Ingredientes

  • 300 gr. harina de trigo común o de todo uso (harina 0000) 
  • 120 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 120 gr. azúcar 
  • 1 cucharada piel rallada de limón 
  • 1 huevo tamaño grande (peso aprox. 70 gr. con cáscara) 
  • 3 cucharadas zumo de limón recién exprimido 
  • 10 gr. (1 cucharada) levadura química o polvo de hornear (levadura Royal) 
  • 1 pizca de sal 
  • esencia de limón (opcional) o una cucharada de zumo de limón 
  • colorante alimentario color amarillo (opcional) 
  • abundante azúcar glas para rebozar las galletas (yo tengo 90 gr. aprox.)

Elaboración
Rallamos en un recipiente amplio la piel de limón previamente bien lavado, añadimos el azúcar y mezclamos bien, añadimos la mantequilla en pomada (que esté fuera de la nevera durante unas horas) y con varillas eléctricas batimos hasta que el azúcar se disuelva con la mantequilla, seguidamente añadimos el jugo de limón y la pizca de sal, batimos hasta integrar.

Después agregamos el huevo y seguimos batiendo hasta que se incorpore, si observamos que la mezcla perece, que se ha cortado eso es normal, añadimos el colorante amarillo y batimos un poco más, añadimos la levadura a la harina y las mezclamos un poco, después tamizamos la mitad de la harina directamente sobre el bol con la mezcla anterior.

Batimos con las varillas solo hasta integrar la harina y tamizamos el resto de harina directamente sobre la masa, como ya será una masa más pesada la integramos con una espátula, sin sobre-amasar para que la harina no desarrolle el gluten. La masa queda muy blanda pero se puede manipular sin que se pegue a las manos.

En un bol ponemos una cucharada de esencia de limón o el zumo de limón y una cucharada de agua y mezclamos un poquito, cogemos porciones de masa del tamaño de una nuez aproximadamente, voleamos con las palmas de las manos mojadas en la mezcla de limón y agua para que queden humedecidas por el exterior.

Rápidamente las rebozamos en el azúcar glas dejando una capa gruesa por toda la superficie de cada bolita, las colocamos sobre una bandeja de horno con papel de hornear en la base, las dejamos un poco separadas entre sí y cuando las tengamos todas las llevamos a hornear.

Horneamos con el horno precalentado a 190ºC (380ºF). Cuando introduzca las galletas bajamos la temperatura a 180ºC (360ºF) y horneamos de 10 a 12 minutos o hasta que veamos que se han craquelado y por la base están un poco doraditas.

Las retiramos del horno y si queremos podemos espolvorear con más azúcar glas para que se le adhiera mientras que estén aún muy calientes, dejamos enfriar por completo antes de servir, es conveniente que el azúcar glas se seque bien antes de manipularlas y listas para disfrutar.

¡Probarlas, os van a encantar!